DIARIO DE AYA

Historias, Relatos, fanfics y todo tipo de composición escrita original de temática libre
Avatar de Usuario
R-850-A
Zombie Nv2
Mensajes: 500
Registrado: 18 Jun 2006 23:46
Puntos de Vida: 10 de 10
RE Favorito: Resident Evil Revelations
XBOX GamerTag: R 850 A
Ubicación: En los servidores de cómputo de Umbrella, sus edificios de oficinas, dormitorios, en todas partes.

México Masculino

DIARIO DE AYA

Mensajepor R-850-A » 13 Ene 2015 00:52

Hace nueve meses y cinco días amenace con que volvería, y aquí estoy. Del genio detrás del Diario de Wesker y el intento de reparar la saga Parasite Eve, traigo los pensamientos y sentimientos de la protagonista Aya Brea. Desde el primer juego, hasta el relato que escribí, tratando por supuesto de llenar los huecos entre los juegos, por ejemplo, ¿qué rayos pasó en el final del Carnegie Hall en el primer juego?, entre otras cosas. Prometo que no será tan largo cómo el último escrito que subí, pero valdrá la pena leerlo.

Enjoy

1997

Tras todo lo que ha pasado, decidí llevar un registro de los eventos que comenzaron ese 24 de diciembre, en parte por tratar de entender todo lo que pasó y todo lo que me ha pasado, y tratar de entender ahora que debo hacer.

Todo empezó con este incidente, 6 días que se volvieron una pesadilla para todos. La gente eventualmente lo olvidaría y seguiría con sus vidas. Pero yo jamás lo olvidaré, eso fue puro terror… pero también fueron 6 días llenos de recuerdos familiares…

24 de diciembre

Lo que creí que sería tal vez una cita decente en el Carnegie Hall, acabó por convertirse en una auténtica pesadilla, justo cuando la actriz principal comenzaba a cantar, los demás actores comenzaron a arder, y para empeorar las cosas, muchas personas en el público empezaron a quemarse del mismo modo, todo mundo gritaba de terror y todo mundo trataba de salir de ese infierno, tratando de salvarse, vi a un hombre literalmente caer a su propia muerte y casi me cae encima sino me quito. Una vez que todo terminó, me di cuenta que salvo por el tipo con quien llegué, solo yo sobreviví, es más, ni siquiera tengo quemaduras leves, y extrañamente, la actriz no solo sigue parada en medio del escenario como si nada, sino que tampoco parece tener heridas de ninguna clase, fui al escenario para arrestarla antes de que hiciera más daño, sin embargo, cómo si no fuera suficiente lo que había pasado, lo más extraño y aterrador aún estaba por venir.

Me identifiqué cómo policía frente a la mujer, apuntándole con mi arma, y ni siquiera se inmutó, muy calmadamente me dijo que era la única que parecía estar bien, y que mis células trataban de comunicarse, ¿que quería decir?, en ese momento no tenía idea, pero eso no evitó que de algún modo, pudiera lanzar una especie de rayos de energía contra mí, por fortuna los he esquivado y he logrado dispararle, sin embargo no se inmutó, es más, por razones que aún no logro entender, de repente mi cuerpo se calentó, por un momento temí que me fuera a quemar cómo las demás personas que perdieron la vida hace unos pocos instantes, pero por fortuna no pasó de ahí, estoy segura que ella tuvo algo que ver, y seguí disparándole, pero al final, siguió sin inmutarse, y lo más extraño fue lo que me dijo, “cuanto más uses ese poder, más te parecerás a mí”, eso después de salirme con que nuestros cuerpos trataban de comunicarse entre sí, y cuando le cuestioné sobre quien era, solo me respondió que su nombre era Eve, pero eso no es todo, parece ser que ella me conoce, ¿pero cómo es eso posible?, ni tiempo hubo de exigirle más respuestas cuando tuve una visión de una niña, en una cama de hospital, cuando todo se aclaró, la mujer se largó flotando cómo si nada detrás del escenario, a donde la he seguido, y de algún modo ha hecho un agujero, justo cuando los refuerzos han llegado, por lo que decidí salir y prepararme antes de seguir a Eve, o quien quiera que sea. Solo Dios sabía que me hizo.

Mientras salía para encontrarme con los policías que llegaban a la locación, he visto con horror los alcances del poder de Eve, los cuerpos incinerados de las personas que se encontraban afuera del teatro, no sé quién o que sea Eve, pero alguien debe detenerla. Tras mostrar mi placa y pedirle municiones a un compañero oficial con el mismo modelo de arma que la mía, volví al agujero, pero me pasó algo extraño, vi a una pequeña niña, parecida a la que vi antes, al preguntarle que hacía ahí, se ha ido riendo y ha desaparecido, por alguna razón, esa pequeña niña era idéntica a Maya, pero no es posible, Maya murió hace casi veinte años junto con mi madre, decidí mantenerme enfocada y seguir en mi objetivo de localizar y aprehender a Eve, si eso es posible. Al avanzar me encontré en lo que son los camerinos y en donde guardan todas las cosas, el lugar parecía desierto, hasta que me encontré con una rata, la cual empezó a actuar de forma extraña, debí saber que por terrible que fuera lo que pasó allá arriba, solo era el comienzo de una pesadilla, la rata comenzó a transformarse y aumentar de tamaño, hasta volverse un ser deforme que me atacó de forma parecida a Eve, solo que en vez de lanzarme rayos, me ha lanzado fuego, por lo que me vi forzada a matarla, y una vez muerta, la criatura se disolvió, ¿estaba Eve detrás de esto? ¿Qué rayos estaba pasando? Tras calmarme un poco, seguí revisando, entré a uno de los vestidores a ver que encontraba, pero solo hallé más gente quemada, y por increíble que fuera, había una mujer viva, a pesar de sus heridas, he intentado sostenerla, pero finalmente murió, no sin antes decirme que detuviera a Melissa, el nombre de la actriz principal quien se hizo llamar Eve, además de decirme que había matado a otra chica llamada Suzanne. Al salir me encontré con más ratas monstruo pero por alguna razón logré anticiparlo, lo que me ayudó a enfrentarlas mejor y derrotarlos, ¿a eso se refería Eve con el poder que mencionó?, de todos modos seguí hacia el otro vestidor, donde me encontré con un payaso que parecía no tener idea de lo que había pasado arriba, le dije que debía salir del lugar pero no me hizo caso y se fue al escenario, sin embargo no llegó lejos, lo hallé muerto cómo a los demás.

Tras seguir buscando cualquier pista que me pudiera ayudar a encontrar a Eve, aparte de encontrarme con más de esos monstruos, entre éstos un perico, he hallado el camerino de la actriz Melissa, y valga la redundancia, he hallado y leído su diario, y en él, ella expresaba su determinación por obtener el rol principal para la temporada decembrina, y al parecer un problema con abuso de sustancias, en cada entrada mencionaba que debía tomar más medicamento, pero algo llamó mi atención, parecer ser que su abuso hacía lo que fuera que tomase se debió a que se desmayó en una ocasión, y en otra según ella, su cuerpo se calentó, mal presagio, aunque también mencionó a la actriz que la que habló la chica que encontré antes, tal parecer ser que la tal Suzanne murió en un incendio en su casa, y Melissa se sentía responsable por ello. La última anotación es del día de ayer, y al terminar hallé una llave, la cual era de la puerta de un cuarto que ya había checado antes pero que estaba cerrado, al entrar, cual es mi sorpresa al hallar a Eve, o mejor dicho Melissa, tocando el piano cómo si nada, pero aun así ella estaba sorprendida al verme, sin embargo, pronto la cosa cambió cuando la tal Melissa me dice que es Eve y luego que se está calentando, y me dice que algo llamado dominación nucleica ha llegado al final de una vez por todas, acto seguido se transformó en un ser torcido que al igual que antes, por alguna razón tiene la habilidad de flotar, y me ha dicho que el día de la mitocondria para ser libre, finalmente ha llegado, y no dudó en atacarme con una versión mejorada de sus rayos de energía, los cuales ahora son dobles, sin embargo no le di el gusto de lograr darme con ellos. Tras la lucha, Eve detuvo su ataque y me ha dicho que “parece que necesito más tiempo, para que mi mitocondria sea completamente libre”, lo cual sigo sin entender, y acto seguido volví a ver a esa niña que había visto antes, en esa misma cama de hospital, y ahora he visto un doctor. Al volverse a aclarar todo, cómo antes Eve se largó, pero ahora haciendo un agujero en una esquina, otra vez a seguirla, esto se estaba volviendo repetitivo.

Casi como si de una mala broma se tratara, ahora me ha tocado entrar al desagüe, al menos estoy usando zapatos de plataforma, pero no ha pasado mucho tiempo para que aparecieran esas cosas, pero por alguna razón no ha sido tanto problema eliminarlas, sin embargo al avanzar, aparte de hallar ahora una rana mutante gigante, ahora he escuchado una niña llorando al fondo del corredor, y al avanzar, he hallado a la misma niña que vi en el teatro, al preguntarle si estaba perdida, se ha ido corriendo hacia una puerta del lado izquierdo, la he seguido, y me encontré en otro corredor y con más de esos entes, pero cómo antes los destruí, poco antes de hallar el switch de una puerta, la cual estaba cerrada, al abrirla, me encontré con Eve nuevamente, y al ir a confrontarla, nuevamente he sentido mi propio cuerpo calentarse, mientras Eve se mofa de mis intentos por detenerla, diciendo que aunque viniera más gente conmigo, ellos se quemarían, cuando le cuestioné él porque yo no he muerto cómo los otros, solo se limitó a decir que lo sabría eventualmente, y aunque no lo entendiera, mi mitocondria lo haría, y me daría tiempo para pensar, evolucionar y para despertar, ¿por qué rayos sigue hablando galimatías?, ni tiempo tuve de preguntarle más porque nuevamente se largó, atravesando las rejas detrás de ella al convertirse en una sustancia viscosa, pero no se fue sin dejarme un regalo de despedida, ya que un cocodrilo mutado ha aparecido y no ha dudado en atacarme, lanzando ondas de energía con su cola, por lo que me la he cargado primero, antes de vaciar el cargador contra su cuerpo, justo cuando empezó a disparar un rayo de energía de su boca, pero tras un breve combate, no me fue tanto problema acabar con esa cosa. Eve nuevamente escapó, pero tengo el mal presentimiento de que nos volveremos a encontrar.

Al volver a la entrada del teatro, me encontré con un reportero que insistía en entrevistarme respecto a lo ocurrido, honestamente yo no estaba de humor, por fortuna, Daniel ha llegado, y se ha, “encargado” de la situación, y se ha ofrecido llevarme a casa. En el trayecto, oyó de un oficial que el tipo con el que llegue salió huyendo, de todos nodos casi lo tenía cómo escolta después de que me estuvo insistiendo, cuando Daniel me preguntó que porque la ópera, le comenté que fue algo que vi en el periódico y que me llamo la atención, de todos modos, Daniel me ha acusado de finalmente tener instinto de policía, pero me acordé de su hijo, y cuando le pregunté porque no estaba con él, me dijo que su hijo entendería. Al llegar a casa, muchas interrogantes siguieron en mi cabeza, Daniel me dijo antes de irse que debería tomarme unos días, pero no pienso mantenerme al margen, Eve sigue allá afuera, ¿y si esto es solo el principio?, no pienso quedarme de brazos cruzados.
Mi poder solo es igualado por mi propia capacidad de autodestruirme, pero ni siquiera eso me puede detener. "Ill be back, I allways do it."

Imagen

Avatar de Usuario
R-850-A
Zombie Nv2
Mensajes: 500
Registrado: 18 Jun 2006 23:46
Puntos de Vida: 10 de 10
RE Favorito: Resident Evil Revelations
XBOX GamerTag: R 850 A
Ubicación: En los servidores de cómputo de Umbrella, sus edificios de oficinas, dormitorios, en todas partes.

México Masculino

Re: DIARIO DE AYA

Mensajepor R-850-A » 15 Ene 2015 01:29

25 de diciembre

A pesar de que Daniel y los otros esperaban que descansara tras lo ocurrido, no pude simplemente quedarme sin hacer nada, además cómo dijo Daniel, soy la única que sabía lo que realmente pasó esa noche. Antes de continuar, el capitán Baker ha pedido verme, esto para ordenarme que fuera a buscar equipamiento, que presiento me hará falta, sobre todo si Eve vuelve a lanzarme una cosa cómo ese cocodrilo. Nada más al llegar al cuarto de armas, me encontré a Wayne, quien estaba dispuesto a darme armamento pesado, sin embargo pronto llegó Torres y lo mandó de vuelta a su puesto, y casi de mala gana me ha dado el arma que me autorizó el capitán. Por alguna razón y para ser policía, Torres le tiene cierto desprecio a las armas de fuego.

Al volver arriba, encontré a un niño que parecía estar perdido, pero resultó ser el hijo de Daniel, Ben, quien traía unos boletos para la ópera, sin embargo, mi compañero le dijo que estaba ocupado, el chico se ha ido molesto, y Daniel mencionó que todo chico necesita a su madre, pero le dije que eso no es cierto, ya que a mí me crio mi padre luego de la muerte de mi madre, Cathy me dijo que él y su esposa se separaron el año pasado y que Daniel ganó la patria potestad de Ben, pero no tiene tiempo para pasarlo con él, y entre otras cosas, me dijo que el capitán quería verme.

Al ir a ver al capitán, me dijo que habría una conferencia de prensa, y que quería ahí, sin embargo, insistió en que el hablaría, por desgracia se acabó convirtiendo en algo incómodo, cuando uno de los reporteros me preguntó cómo fue que sobreviví, cometí el error de decirle la verdad, lo que me acarreó un sermón del capitán, y con justa razón, lo último que necesitamos es causar pánico, pero justo en eso, un científico japonés contactó con el capitán por teléfono, y ha mencionado precisamente a las mitocondrias, por lo que el capitán nos mandó a Daniel y a mí a hablar con un experto en ese campo, el Dr. Hanz Klamp.

El Doctor Klamp trabaja en el museo de historia natural, y en el camino para allá, Daniel me comentó lo que se sabe de él, parece ser un tipo antisocial, pero también en el trayecto hacia allá le pregunté porque “le besaba el trasero al capitán”, pero parece ser a pesar de que ahora es su superior, que Daniel sigue considerando a Baker su amigo, ingresaron a la fuerza el mismo año. Comprobé lo que me dijo Daniel sobre Klamp cuando hablamos con él, y aunque nos dio todo un curso sobre lo que hacen las mitocondrias por nosotros, no fue información útil para la investigación, al menos hasta que mencionó que se cree que los humanos tenemos un ancestro en común, una mujer en África llamada Eve mitocondrial, sin embargo creí que era solo una coincidencia. Al volver a la estación, el capitán nos informó de un concierto que daría Melissa Pearce, y que a pesar de lo ocurrido anoche, ha habido gente que se presentó en el lugar del evento, el cual, casi cómo una coincidencia espantosa, es en central park, lo que provocó que Daniel saliera cómo loco de la estación, porque su hijo y su ex estarían ahí.

Durante el viaje a central park, Daniel condujo cómo loco, y no puedo culparlo, si fuera mi hijo haría lo que pudiera para evitar que alguien o algo cómo Eve le hiciera daño. Al llegar a central park, Daniel intentó ir a buscar a su hijo, sin embargo, casi se quema al intentar entrar, lo que confirmó mis sospechas de que Eve se encontraba en el lugar, y sabiendo que era la única a la que Eve no podía dañar con lo que sea que usaba para atacar a los demás, me ofrecí para ir a buscar a Ben y a su madre. Ni bien entré, me encontré con más criaturas cómo las del teatro, solo que ahora eran serpientes, cuervos y hasta monos mutados, y curiosamente las serpientes se parecían a la criatura de esa película, al menos en su forma infantil, pero eso no impidió que las eliminara, el hijo de mi compañero y amigo estaba en peligro, y solo Dios sabe cuántas vidas más. Tras llegar al zoológico y eliminar a más de esas cosas, finalmente hice mi camino hasta el anfiteatro, donde efectivamente Eve hizo acto de presencia, pero en vez de quemar a todos los presentes y salir con que las mitocondrias tomarían el control del núcleo, ha hecho algo peor, al literalmente derretir a todos los presentes y convertirlos en una especie de limo, no ví a Ben ni a su madre por ningún lado, pero si quería tener la esperanza de hallarlos vivos debía parar a Eve. Al correr hacía el escenario, volví a ver a esa niña, y cuando llegué a confrontar a Eve, me salió con que no arruinaría sus planes cómo anoche, ¿¡a qué rayos se refería!?, casi todos los presentes en el teatro perdieron la vida, ni chance tuve de reclamarle cuando volvió a largarse, Eve debía ser detenida.

Cuando salí a perseguirla, me encontré con más criaturas, cómo lo eran un oso mutado, que no me la puso fácil a la hora de acabar con él, y seguí mi camino, enfrentando más monstruos, pero de nueva cuenta viendo a esa niña que me encontré en el teatro, lo cual era casi cómo un indicio de que iba por la dirección correcta. Luego de cruzar dos puentes, enfrentar más entes y todavía subir y bajar otro puente, llegué a algo parecido a una pista de hielo, pero debí saber que esto tenía un nefasto presagio, ya que cuatro gusanos gigantes hicieron acto de presencia, y aunque lograba eliminarlos, cómo los que pierden un sentido, cuando mataba uno, los demás crecían todavía más, lo cual se hizo más evidente cuando eliminé a los otros dos y el último parecía casi pariente de godzilla, pero ya fuera que tuve la suerte de mi lado, pude acabar con él. Al seguir mi camino finalmente alcancé a Eve, quien me dijo que mis genes parecen ser fuertes, y de algún modo me convenció de subir a una carreta, para dar un paseo, pero no tenía idea de la clase de paseo que me esperaba, porque ni bien subí, el pobre caballo comenzó a arder y todavía Eve me cuestionó él porque estoy del lado de los humanos, ¿¡porque no habría de estarlo!? , soy humana. Tras un nuevo enfrentamiento en el que Eve trato de acabar con mi vida, me salió con que yo aún no sabía quién era ella, y me volvió a salir con que mis mitocondrias lo sabrían, cuando le cuestioné a que se refería, trató de tocarme, con la excusa de “explicarme” directamente, y tratando de convencerme de que uniéramos fuerzas, pero ya no pude indagar más. Las correas del pobre caballo se quemaron y la carreta hizo un giro violento, debo haber perdido el conocimiento porque lo siguiente que recuerdo es ver el mismo cuarto de hospital, al mismo doctor, y a esa misma niña, quien por alguna me sigue recordando a Maya, no, es peor todavía, cuando Eve me tocó, sentí la presencia de Maya, ¿pero cómo es posible, QUE ME ESTA PASANDO?

Lo siguiente que recuerdo es tener visiones de un hospital, ¿pero qué significaba?, al instante siguiente desperté en un apartamento bastante desordenado, pero no me encontraba sola, un sujeto japonés, al parecer el mismo que llamó a la estación, un hombre llamado Maeda, estaba ahí también, y me dijo que “el” me había encontrado, y acto seguido la puerta se abrió y Daniel entró. Mi compañero me informó que la ciudad había sido evacuada para evitar que Eve cobrara más vidas, y al preguntarle sobre las personas en central park, ha sido un alivio saber que Ben se encontraba bien, sin embargo, parece que la ex de Daniel no tuvo tanta suerte, lo que hizo que Maeda preguntara si se habían quemado, a lo que respondí lo que vi sobre el limo, para infortunio de mi compañero, sin embargo, lo más extraño es que Maeda comentó que un incidente similar había ocurrido hace años en Japón, pero lo de la gente volviéndose una masa de limo era nuevo, y no había ocurrido a esta escala. Parece ser que la esposa de un científico japonés tuvo un accidente de auto, sus riñones fueron trasplantados a una joven, y paralelamente el esposo cultivó las células del hígado, pero lo más perturbador fue que nombro Eve a esas células, las cuales se multiplicaron hasta crear un ser cómo la Eve que inició todo esto, pero no es todo, Maeda nos dijo que Eve trató de crear algo llamado el “Maximo Ser”, al implantar un embrión en el cuerpo de la chica, y parecer ser que Maeda fue al laboratorio de ese científico para seguir su investigación, pero cuando escuchó de esto, voló desde Japón. Cuando traté de decirles lo que sentí cuando Eve me tocó, Maeda creyó que sentía que iba a quemarme también, a lo que Daniel corrigió informándole sobre mi inmunidad a la habilidad de Eve para incendiar a la gente, lo cual asombró y dejó perplejo al científico. Al final sentí que solo había una explicación, ERA un monstruo igual a ella, les pedí a los dos que se alejaran de mí, y aunque Daniel trató de convencerme de lo contrario, no me perdonaría jamás si llegara a matarlo. Mientras se iba, Daniel solo se limitó a decirme que soy su mejor compañera y que siempre estaría a mi lado.
Mi poder solo es igualado por mi propia capacidad de autodestruirme, pero ni siquiera eso me puede detener. "Ill be back, I allways do it."

Imagen

Avatar de Usuario
R-850-A
Zombie Nv2
Mensajes: 500
Registrado: 18 Jun 2006 23:46
Puntos de Vida: 10 de 10
RE Favorito: Resident Evil Revelations
XBOX GamerTag: R 850 A
Ubicación: En los servidores de cómputo de Umbrella, sus edificios de oficinas, dormitorios, en todas partes.

México Masculino

Re: DIARIO DE AYA

Mensajepor R-850-A » 17 Ene 2015 02:19


26 de diciembre

Si hubiera podido llorar, lo habría hecho hasta quedarme dormida, ya no sabía quién o qué era, o lo que debía hacer. Al despertar, salí del apartamento, descubrí que estaba en SoHo, y me encontré a Maeda, quien a pesar del frio y de que le dije que se fuera, había pasado toda la noche durmiendo en la calle, y a pesar del peligro, se limitó a preguntarme si había dormido bien, y que los científicos no pueden creer nada sin pruebas, sin embargo no ha sido el único en quedarse, Daniel apareció con la patrulla, recordándome que aún tenemos trabajo que hacer, parecía ser que de momento no estaba sola, y no lo estaría. Tras tomar pertrechos, armas y municiones de dos negocios locales (para el caso las acciones de Daniel le hicieron preguntarse a Maeda si era en realidad policía), hemos salido de SoHo, lo cual no es tanto problema dado que las calles están literalmente vacías, y en el camino, Maeda nos preguntó si había algún laboratorio donde pudiera conducir pruebas, solo se me ocurrió comentarle del laboratorio del museo de historia natural, aunque a Daniel no le gustó la idea, el Profesor Klamp debía haber salido de la ciudad cuando la evacuaron.

Al llegar al lugar, Maeda casi parecía niño en una juguetería, sobre todo al entrar al laboratorio, donde tras tomarse una muestra de sangre y una del rastro de gel que Eve dejó en mi ropa al tocarme, nos mostró que la mitocondria de ella invirtió el proceso por el cual normalmente las mitocondrias le dan energía a los núcleos de las células, pero lo más extraño fue cuando, tras insistir que tomara una muestra de mi sangre y examinara mis células, Maeda descubrió no solo que el ciclo parece normal en mis ellas, sino que están dándole más energía al núcleo, para protegerme de Eve, pero la causa, sigue siendo desconocida, lo que sí es seguro, es que Eve trata, según Maeda, de destruir a todas las demás mitocondrias, excepto la suya, por lo cual las mías se rebelan para poder luchar contra ella. Justo en eso, y para nuestro asombro, el profesor Klamp apareció, contrario a lo que creímos no evacuó cómo todos, y se veía bastante molesto porque entramos a su laboratorio y usamos su equipo, lo cual quedó eclipsado cuando vio el microscopio, quedando asombrado por la muestra de mis células. Cuando preguntó de dónde venía la muestra, Maeda cortésmente dijo no saber, irritando al hombre, sin embargo de algún modo supo que eran mías, e insistió en saber si yo tenía algún síntoma, pero en eso, Daniel lo tomó furioso del cuello, y con justa razón, porque por tal motivo, los nombres de su hijo y su ex estaban en una lista en la computadora de Klamp, y al no obtener respuesta del hombre y tras convencerlo, mi compañero lo soltó, sin embargo, eso no evitó que Klamp nos echara a patadas de ahí, afortunadamente, ya habíamos terminado.

Sin nada más que hacer por el momento, fuimos de vuelta a la estación, y en el camino, Maeda nos explicó que el documento en la computadora de Klamp, es una lista HLA, ¿de qué va?, es una lista de los órganos más propensos a ser rechazados tras un trasplante, y los nombres de personas con tejidos compatibles se ponen en ella, de ahí por qué los nombres del hijo y la ex de Daniel están en dicha lista, pero ya habría tiempo para rascarnos la cabeza con eso tras volver a la jefatura, sin embargo, no teníamos idea de lo que nos esperaba.

Ni bien llegamos, tuve un mal presentación, el cual confirmé cuando al entrar, encontramos el lugar hecho un desastre, y para empeorar las cosas, sentí la presencia de Eve, por lo que les pedí a Daniel y Maeda que esperaran ahí, pero Daniel está más que determinado a proteger lo que queda de su familia, y ha entrado a buscar a su hijo sin saber lo que hay adentro, así que lo seguí, no sin que Maeda me diera un amuleto, no creo que ayude mucho pero tampoco hará más difícil mi labor. Casi cómo una coincidencia espantosa, me encontrado con las huestes de Eve, en mi propia casa, al luchar con más ratas y aves mutantes, que no han sido tanto problema, lo malo es que encontré compañeros abatidos, entre ellos a Warner, por fortuna solo estaba inconsciente, y me dijo que fuera por Ben, sin embargo, he hallado a más compañeros oficiales, y no han tenido tanta suerte. En el trayecto, Daniel me dijo que dejó a Ben en la perrera con Sheeva.

Al llegar abajo, hallé más de esas cosas, en esta ocasión una mala imitación de un hombre lobo, que para variar no hizo más fácil mi trabajo, pero tampoco me frenó, una vez derrotado, fui a ver a Wayne y Torres, y el primero casi me dispara, pero al ver que era yo, me dijo que uno de esos hombres lobo, todavía más grande, atacó a Torres, dejándolo malherido, parece ser que la razón por la que odiaba las armas es que su hija se mató accidentalmente con el arma de Torres, y no ha hecho un solo disparo desde entonces, pero no es lo peor, porque lamentablemente Torres no sobrevivió. Tras darme Wayne el arma de Torres, fui a buscar a Ben, pero al llegar a las perreras, encontré a Cathy en el suelo, pero viva, me ha dicho que Sheeva se comportaba fuera de sí y salió corriendo, con Ben detrás de ella, pero para colmo de males, hallé la misma sustancia en la que Eve convirtió a la audiencia en Central Park y que le chorreaba a la rata en el teatro, eso me da mala espina.

Al volver arriba, encontré a Nix y a otro oficial en el suelo, y aunque éste último no lo logró, Nix aún estaba vivo, pero herido, sin embargo, me ha dicho que Ben fue a arriba, y al subir, aparte de hallar más compañeros en el suelo, me enfrenté a más criaturas, dos de éstas en el cuarto de interrogatorios, y entre los compañeros abatidos estaba un oficial que me dio la llave de su locker, pero también hallé al desgraciado que mató a Torres, y aunque me dio problemas, pude vengar la muerte de nuestro amigo y compañero. Tras derrotar a más de esas cosas y hallar viva a la técnica del laboratorio, finalmente hice mi camino al ático, y ahí, estaban Ben, y el Capitán Baker, quien se encontraba herido por defender a Ben, la pobre Sheeva fue transformada por Eve en un engendro digno de una pesadilla, un ser que parecía salido del mismo infierno, y no lo digo solo por su parecido con cancerbero, supuse que por las cabezas, sería algo parecido a lo del cocodrilo. Primero eliminé una cabeza, y se hizo evidente por el gruñido que lanzó, y el aumento de la agresividad en sus ataques, que fueron desde lanzarse para intentar morderme, hasta lanzar algo cómo un gran rayo de energía desde su cuarto hocico, además de una especie de ondas, pero no sé si fue gracias al rifle que halle tras eliminar al asesino de Torres, o a lo que sea que mis mitocondrias hicieran, pero tras una difícil lucha, eliminé al monstruo que antes fue Sheeva. Una vez muerto, fui a ver a Ben y al Capitán, y acto seguido Daniel se reunió con nosotros, Ben le dijo que su Tío Baker cómo lo llama, salió herido al protegerlo, no sé si fue por los viejos tiempos, pero el Capitán le pidió a Daniel que ya no lo señoree, sino que lo tutee cómo entonces. Al igual que Ben, me sentí mal por Sheeva, y le prometí a Ben que acabaría con Eve, por ella, pero lo más extraño es que al entrar a la estación, así como así, dejé de sentir la presencia de Eve, la buscamos por el edificio, en el sótano, el parking, el helipuerto, hasta en los accesos al drenaje (para variar), y nada, creo que esto solo fue un ardid, ¿para entretenernos, para quitarnos del medio?, no lo sé.
Mi poder solo es igualado por mi propia capacidad de autodestruirme, pero ni siquiera eso me puede detener. "Ill be back, I allways do it."

Imagen

Avatar de Usuario
R-850-A
Zombie Nv2
Mensajes: 500
Registrado: 18 Jun 2006 23:46
Puntos de Vida: 10 de 10
RE Favorito: Resident Evil Revelations
XBOX GamerTag: R 850 A
Ubicación: En los servidores de cómputo de Umbrella, sus edificios de oficinas, dormitorios, en todas partes.

México Masculino

Re: DIARIO DE AYA

Mensajepor R-850-A » 19 Ene 2015 09:02

27 de diciembre

Una vez que eliminé a ese monstruo, parecía ser que las otras criaturas desaparecieron sin dejar rastro, lo que permitió que el Capitán interino Dollis nos reorganizara. Tras pasar todo el día tratando de reparar los estragos de Eve, finalmente nos reunimos en la oficina del capitán, cuando le informé sobre lo que pensaba, uno de los oficiales presentes me dijo que tal vez Maeda sabría algo, sabía que solo habría un lugar donde estaría, y efectivamente, lo hallé en el laboratorio hablando con la técnica que había encontrado antes de llegar al ático, dice que esos lugares lo ayudan a pensar con claridad, justo en eso, Daniel nos alcanzó, y cuando le preguntamos a Maeda porque Eve destrozó nuestra casa, confirmó lo que yo pensé sobre una distracción, ¿pero porque?, Maeda nos preguntó sobre algún hospital con banco de esperma o donde se den procedimientos de inseminación artificial, ya que según él, las mitocondrias en el cuerpo de Melissa Pearce son solo parásitos, y podía no durar mucho, Daniel inquirió si Eve pretende crear otro máximo ser cómo en Japón, lo cual Maeda teme que sea verdad, pero si era así, y la deteníamos antes de que tuviera descendencia, Eve moriría, y esta pesadilla acabaría. Daniel mencionó el hospital San Francis, el cual sería nuestro siguiente objetivo, pero no de Daniel, le recordé que ahora cómo capitán, tiene que poner este lugar en orden, además quería estar con Ben, después de todo lo que había pasado y podía pasar, era lo mejor.

Camino al hospital, le pregunté a Maeda que había sido del máximo ser que nació en Japón, parece ser que la mitocondria del lado paterno entró en conflicto con la de Eve, y eso acabó por destruirle, y al científico que fue su padre, parecer ser que aunque tu hijo sea un monstruo, sigue siendo tu hijo. Al llegar al hospital, Maeda tuvo que quedarse afuera, sintió calor en la entrada, la corazonada sobre Eve era acertada, pero antes de que nos separáramos, me dio otro se sus amuletos, una campana para alejar a los malos espíritus.

El banco de esperma debía estar en los últimos pisos, así que fui directo a la sala de ascensores, y para variar, creí ver a esa niña otra vez, estoy segura que era Maya, o tal vez mi reflejo en el cristal de la puerta, cómo sea, debí saber que no sería tan fácil, Eve se encargó de cortar los cables del ascensor, por fortuna ése se detuvo en el sótano, pero Eve se ha tomado la molestia de cortar la luz, para dejarme atrapada abajo, pero no le resultó tan fácil, aunque tampoco fue fácil para mí, una de las puertas que da al control principal de energía está cerrado por el otro lado, y la otra requiere una tarjeta llave, y parece ser que está conectada al sistema de las luces de emergencia.

El lugar se veía particularmente tenebroso, pero solo había que restablecer la corriente eléctrica, suponiendo que solo sean los fusibles, era cosa de encontrar los repuestos, pero Eve no tardó en echarme a sus perros, que en ésta ocasión fueron entes cómo bacterias en un almacén, sin embargo solo era la punta del iceberg, al ir a la morgue, hallé más bacterias y un ser cómo mosca, que escurre un líquido verde y viscoso que no me dió buena espina, pero no fue tanto problema acabar con ellos, sin embargo me encontré más de esas cosas en la sala de autopsia, y en el cuarto de incineración adyacente, además de una criatura similar a las ratas mutadas que hallé en el Carnegie Hall, pero más evolucionadas, afortunadamente no les sirvió de mucho, y no me fui con las manos vacías, encontré la tarjeta de acceso que necesitaba. Finalmente logré abrir la puerta, pero al checar el switch, para variar, el cable estaba desconectado, y faltaban tres fusibles, pensé en usar las escaleras, pero Eve también se encargó de fastidiarlas, por lo que volví sobre mis pasos para ver si encontraba algún fusible, y aunque mi búsqueda no estuvo exenta de peligros, bien valió la pena, un fusible estaba en el almacén donde hallé las primeras bacterias mutadas, el segundo estaba en el cuarto del incinerador, y buscando el último, entré a un cuarto cercano al switch, pero hallé un nuevo tipo de criatura, parecía un hombre o tres, estaban horrendamente fundidos, y no dudó en lanzar bolas de su propia carne contra mí, como si fueran pelotas, me dio bastantes problemas, pero logré acabar con él, o ellos, y hasta encontré el último fusible, para poder restablecer la corriente eléctrica, y seguir mi labor. Una vez hecho, volví al lobby.

Ni bien salí del ascensor, volví a ver a Maya, y a mí misma, salir corriendo hacia la entrada, volví para allá, y para variar, encontré más bacterias. Al eliminarlas, me dirigí a un consultorio que estaba a un lado de la recepción, para variar hallé más criaturas, y una vez muertas, hallé a una doctora, y a su paciente, quien decidió irse a pesar de no estar en condiciones, la doctora me dijo de una enfermera atrapada en el cuarto de a lado, ya había muerto mucha gente, fui, eliminé a los entes, pero tuve una revelación perturbadora, de algún modo, ese cuarto me resultó familiar, de pronto, mi cuerpo comenzó a calentarse, y comencé a tener visiones de ese lugar, ¡yo estuve ahí antes, y Maya también! Cuando todo se aclaró, vi a la enfermera que mencionó la doctora, agazapada en una esquina pero viva, cuando le pregunté que había detrás de las puertas adyacentes a la sala de ascensores, mencionó el almacenaje de oxígeno, y nitrógeno líquido, seguramente para el banco de esperma, no me lo confirmó antes de irse, pero si me dio una tarjeta llave para desbloquear dicha puerta. Al volver a donde los ascensores, me encontré a la doctora de antes, y confirmó mi miedo sobre el uso del nitrógeno líquido, sabía que si cortaba el suministro de refrigerante, podría comprar algo de tiempo, pero también indagué sobre la ubicación del laboratorio de investigación, la doctora, me dijo que estaba en el piso trece, curioso. Me dirigí a desbloquear la puerta mientras la doctora fue a buscar gente que necesitara ayuda, cuando entré al almacén, me encontré con otra de esas bacterias mutadas, solo que ésta era descomunal, y casi me aplasta, pero logré derrotarla tras una breve lucha, y dicho y hecho, cerré la válvula del nitrógeno líquido, y procedí al piso trece.

Al salir del ascensor, vi nuevamente un cuerpo quemado, Eve estaba ahí, y se notaba que estaba llevando a cabo su plan, sin embargo, por alguna razón algo me atrajo a asomarme por la ventana, se veían varios edificios, entre éstos el Chrysler, y si no supiera, diría que alguien tiene una idea bastante enferma sobre decoración navideña, cómo sea, volví a lo que hacía, entré por la puerta enfrente del pobre que yacía en el suelo, y para variar, me encontré con más bacterias y esos hombres fundidos, pero no fué problema eliminarlos, sin embargo la puerta que llevaba al banco de esperma está cerrada, y no vi que tuviera una cerradura, al menos una manual, así que busqué algún interruptor o palanca, y resulta que el botón que abría la susodicha, estaba detrás de un mueble. Ya abierta la puerta, procedí a la siguiente área, que parecía contener una tina de hidroterapia, y más de esas cosas, y por lo visto, eran la rata gigante y el engendro ese, Eve debía estar haciendo algo muy importante si estaba soltando la artillería pesada, cómo fuera, no le sirvió de mucho. Al seguir mi camino, entré a lo que sería el banco de esperma, y aparte de más artillería pesada, encontré la misma lista HLA que tenía Klamp en su computadora, con los nombres del hijo y la ex de Daniel, pero también registros médicos, pero no eran los de cualquiera, eran los de mi madre y mi hermana, y no es lo peor, también estaba el registro de Melissa Pearce, parece ser que la internaron de emergencia, el mismo día del accidente, el mismo día que murió Maya, ¡no puede ser! Algo que vino a aminorar ese descubrimiento pasmoso, fue la llave del ascensor del fondo, pero al entrar, hice un descubrimiento todavía peor, un tubo de esperma en el piso, ¿habría conseguido Eve lo que buscaba?, esperaba que no fuera muy tarde. Ni bien el ascensor llegó hasta el techo, fui a enfrentar mi destino.

Al salir esperaba encarar a Eve, pero encontré algo casi tan malo, un horrendo híbrido entre algo que parecía una mujer, y una araña gigante, que además de lanzar telarañas, también lanzaba fuego, y para terminar de hacer más difícil mi noche, también podía atacar con sus patas. Tras una dura lucha y de evitar que esa cosa me tostara, pareciera que la suerte estuvo de mi lado, cuando el piso debajo de la criatura, colapsó, haciéndola caer a los pisos inferiores, y cómo una coincidencia de por si espantosa, Eve hizo acto de presencia. Al confrontarla sobre sus intenciones de crear un máximo ser, Eve hizo mención a la otra Eve en Japón, y recalcó que no cometería el mismo error que ella, además de presumir de su nivel evolutivo superior, y con tal de demostrarlo, causó el choque de dos de tres aviones militares que sobrevolaban la ciudad, todo para que, en palabras suyas, atestiguara las limitaciones de los humanos, le supliqué que parara, y se limitó a responderme con un “¿y si no quiero?”, largándose cómo antes, pero no sin darme un “regalo de despedida”, al hacer que el otro avión se estrellara en el techo, por fortuna logré saltar a uno de esos andamios para limpiar las ventanas, sin embargo, la dama araña antes de morir lanzó a uno de sus niños contra el carro al tiempo que cortó los frenos, pude matarlo cómo pude, y evitar quedar hecha pomada al alcanzar los frenos, a unos metros del suelo, donde me reuní con Daniel y Maeda, y les informé que teníamos poco tiempo para detener a Eve, la maldita logro lo que se proponía después de todo.

De vuelta a la estación, Daniel me comentó que un doctor del hospital donde estuvimos fue despedido hace años por vender listas con los nombres de pacientes, entre estas la HLA, además, descubrió por Warner que Melissa visitó el museo varias noches antes de lo del teatro, mala señal. El resto del camino no dejé de pensar en Maya. Al llegar a la estación, pude notar que el capitán Dollis no mentía cuando dijo que todo estaba bien aquí, sino supiera diría que aquí nada pasó. Al dirigirme a ver a Daniel, Maeda me comentó que Warner tenía nueva información, pero en realidad solo confirmó lo que me dijo Daniel, así que nos ordenó separarnos y buscar por toda la ciudad a Eve, antes de que fuera demasiado tarde.
Mi poder solo es igualado por mi propia capacidad de autodestruirme, pero ni siquiera eso me puede detener. "Ill be back, I allways do it."

Imagen

Avatar de Usuario
R-850-A
Zombie Nv2
Mensajes: 500
Registrado: 18 Jun 2006 23:46
Puntos de Vida: 10 de 10
RE Favorito: Resident Evil Revelations
XBOX GamerTag: R 850 A
Ubicación: En los servidores de cómputo de Umbrella, sus edificios de oficinas, dormitorios, en todas partes.

México Masculino

Re: DIARIO DE AYA

Mensajepor R-850-A » 21 Ene 2015 08:02

28 de diciembre

Durante la búsqueda de Eve, un oficial me notificó sobre un avistamiento de criaturas cómo las que creó Eve, en un almacén cercano a la bahía, aunque si estaba infestado de esas criaturas, y encontré desde gatos mutantes gigantes, hasta un cangrejo gigante que me dio bastantes problemas a la hora de eliminarlo, no había ningún rastro de Eve, podría decirse que solo vine a perder el tiempo, sin embargo, Maeda se comunicó conmigo por el radio, parecer ser que la búsqueda fué del todo infructífera.

La llamada de Maeda me llevó hasta Chinatown, y no careció de mérito, ya que ni bien llegué, había más de esos gatos mutantes ahí, prestos a acabar conmigo, pero no se los pondría tan fácil. Una vez que los eliminé a ellos y a un par de serpientes cómo las de central park, finalmente me reuní con Maeda, quien encontró manchas de limo cómo el que les escurría a Sheeva y a la rata, pero con el aspecto de carne podrida, justo en una tapa de alcantarilla, le pedí a Maeda que notificara a Daniel de mi parte, mientras yo iba a revisar.

Valga la redundancia, otra vez en las alcantarillas, ahora si extraño esos zapatos de plataforma, y cómo en toda fiesta, me tocó el comité de recepción, un par de serpientes, y un murciélago mutado que lanzaba ondas sonoras, y que por poco me alcanzan, pero acabé con los entes antes de que acabaran conmigo. Tras enfrentar a más de esas cosas y hasta ranas gigantes otra vez, finalmente llegué a la estación de bombeo, y cuál ha sido mi sorpresa al no solo hallar rastros de limo y un murciélago mutante gigante, sino también a toda la audiencia derretida de central park entrando al suministro de agua, aunque Manhattan este vacía, si eso se diseminaba por la ciudad, podría haber infectado todo y más allá. Mientras buscaba donde estaría la sala de control para purgar el sistema, me topé no con uno, sino con dos cocodrilos mutados, pero por alguna razón, ¿o eran menos poderosos que el de debajo del teatro, o yo me volví más poderosa?, de cualquier manera, una vez muertos seguí mi camino, y finalmente logré hallar la sala de control de las bombas, y pude purgar el sistema de ese limo, el cual volvió a desaparecer sin dejar rastro. Al ir a donde cayó el limo, no había ni siquiera agua, en parte fue bueno porque me permitió llegar a la puerta del otro lado, y de ahí, al metro que va hacia el puente de Brooklyn, el limo debe haber ido por ahí.

Al dirigirme hacia el puente, para variar, me encontré con más monstruos, dos murciélagos, y una especie de topo mutante que puede estirar sus zarpas para dar golpes, dio mucha pelea, pero logré acabar con él, aunque debí saber que solo era calentamiento, porque ni bien llegué al cambio de vías, un enorme ciempiés arremetió contra mí, lanzando bolas de colores morados y violetas brillantes. Aunque logré esquivar la mayoría de sus ataques, tras recibir bastante daño, el ser se separó en cuatro partes, contrario a lo que cualquier otra persona pensaría, eso no hizo mi trabajo más fácil, pero no tampoco más difícil. Al eliminar los pedazos uno a uno, finalmente pude tener un respiro, o eso creía, porque al llegar al puente de Brooklyn, no solo hallé a otro colega muerto, sino también a donde había ido el limo: directo al museo. Daniel sospechaba que Klamp estaba involucrado, presentía que pronto sabríamos la verdad. Salí tan rápido como pude del metro y me dirigí hacia el museo.

Una vez ahí, vi a alguien entrar por una puerta a mano izquierda, debí saber que era Klamp, tras avanzar dos salas más, encontré lo impensable, dos velociraptores mutantes, ¡por imposible que pareciera, eso tenía que ser obra de Eve! Al destruirlos, traté de pasar por donde se fue esa persona, pero la puerta estaba cerrada del otro lado, ni modo, a volver por donde vine y rodear, pero nuevamente aparecieron esos dinosaurios, y no venían solos, seres parecidos a camaleones se unieron a la lucha, y aunque me dieron bastantes problemas, no ha sido tanto el eliminarlas, al menos hasta que me encontré con un escorpión gigante, que por poco me mata sino me avispo, pero honestamente, creí que sería más problema, antes de acabar con él. Al seguir avanzando hallé más entes, y la puerta que antes no pude abrir, por lo cual mi sospechoso debía estar cerca, más adelante encontré una sección con unas escaleras que llevan para arriba, y más enemigos, tras encargarme de ellos llegué a la parte posterior del museo, en donde había una exhibición de cabezas de piedra gigantes, nada fuera lo común, así que decidí subir a la segunda planta, pero cuál fue mi sorpresa, al lanzarse desde arriba un trio de armadillos mutantes que podían rodar a modo de ataque, afortunadamente pude esquivar sus embestidas y acabar con ellos, para ir al segundo piso, pero por desgracia las puertas lateral y del frente estaban cerradas, pero recuerdo haber oído que todos los pisos de este lugar tienen escaleras posteriores, así que me dirigí para allá.

Al ir a la salida posterior, vi de donde salieron los armadillos al ver las marcas en el piso, en definitiva, Eve estaba soltando todo lo que tenía. Una vez en el tercer piso, para variar, mas monstruos, otra vez una puerta frontal cerrada, pero también había escaleras que llevaban abajo, y un balcón a mano izquierda que llevaba a un corredor, el cual era de momento mi única ruta, eso tras descubrir que las puertas de abajo estaban cerradas también. Casi como si de una mala broma se tratara, un pterodáctilo mutante hizo acto de presencia ni bien entré, pero no le di chance de atacarme, sin embargo debí saber que era el primero de muchos, ya que me encontré con otro al avanzar por el corredor, y otro más al salir de ahí. Finalmente llegué al extremo frontal de ese piso, chequé el elevador, pero estaba bloqueado porque alguien activó la alarma, así que decidí investigar un cuarto cercano, pero para más inri, alguien, posiblemente mi sospechoso, se tomó la molestia de encerrarme, por suerte había una ventana rota, y pude salir por ahí para llegar al cuarto de abajo, y volver a mi pesquisa. En este cuarto había dos puertas, una me llevaba directamente al pasillo donde estaba la oficina y laboratorio del Dr. Klamp, y la otra para variar estaba cerrada, pero en eso, me apareció otro pajarraco mutado. Al salir al pasillo hallé más entes, y otro corredor, el cual tenía una vista a la exhibición de un esqueleto de t-rex, por no mencionar otra ave del infierno. Luego de derrotar a más monstruos y llegar al final del corredor, encontré la sala de seguridad, pudiendo finalmente apagar la alarma y desbloquear los ascensores, pero no fue lo único que hallé, Eve estaba en uno de los monitores, y su ubicación era en el cuarto piso, pero al salir, me encontré con más malas sorpresas, el mismo limo lentamente envolvió el esqueleto del rey de los dinosaurios, volviéndolo a la vida, lo cual explica ahora de donde salieron esos dinosaurios, cómo sea, Eve estaba completamente demente.

Al desactivar la alarma, algunas puertas se desbloquearon también, pero no todas, lo cual descubrí cuando al seguir avanzando volví al mismo pasillo con escalera cuya puerta frontal estaba cerrada y seguía cerrada, pensé que tal vez encontraría alguna pista en la oficina del Dr. Klamp, así que cómo antes, volví sobre mis pasos, y tras eliminar a más criaturas, encontré la puerta de la oficina entre abierta, alguien estaba ahí, y creía que era Klamp, pero cuál fue mi sorpresa al encontrar a Maeda, quien me dijo que le urgía probar algo, y de pasó me dio un arma que le pidió a Wayne que fabricara, la cual parecía tener un efecto adverso en Eve y sus monstruos, cuando le pregunté si estaba solo, me dijo que Daniel lo acompañó en el camino, pero de aquí había ido a revisar algo en el hospital.

Sin embargo, todavía faltaba la cereza del pastel, parece ser que ese desgraciado de Klamp estuvo cultivando las células del hígado de Maya, y para hacerlo más duro, las muestras estaban rotuladas con la palabra “Eve”, pero eso no era todo, Klamp en efecto estuvo ayudando a Eve, al crear un esperma sin mitocondria para evitar lo que ocurrió con el máximo ser que la Eve original creó, para eso era la lista HLA, y parece ser que Klamp condujo experimentos con el susodicho esperma una vez lo llevó al hospital, y justo en eso, se apareció el diablo. Klamp entró a la oficina, muy calmadamente mientras intentaba ponerlo bajo arresto, sin embargo, el maldito se burló de mí, llamándonos patéticos a mí a los humanos en general, además de dejar en evidencia su alianza con Eve, aunque traté de razonar con él, está completamente demente, y por alguna razón yo no sentí real nada de lo que pasaba, es por eso que no vi que tenía un escalpelo que iba a usar para matarme y evitar que interfiriera con Eve, pero gracias a Dios Daniel llegó en ese instante y le dio un fuerte puñetazo. Era más que obvio que solo esperaba una buena razón para hacerlo.

Cuando Klamp recuperó la consciencia, volvió a admitir su complicidad con Eve, casi haciendo que Daniel lo volviera a golpear, además de decirnos lo que Maeda ya me había dicho del máximo ser en Japón, pero no es todo, también nos dijo algo que yo ya temía, Eve estaba embarazada y Klamp aguardaba el nacimiento del máximo ser, y tras seguir llamando a los humanos débiles y patéticos, le gritó a Eve que estaba listo, presentí algo malo y les grité a Daniel y Maeda que salieran, justo cuando Klamp estalló en llamas. Intenté ayudarlo, pero solo reiteró su desprecio por la humanidad, y al final, conseguí su llave, la cual en efecto me ayudó a seguir en mi labor, la cual era más crítica que nunca, acabar con Eve antes que diera a luz, o ella acabaría con nosotros.

Supuse que esa llave abriría la puerta cerrada en la sala de exhibición cercana a la oficina de Klamp, así que tras comprobar desde la ventana que Daniel y Maeda estuvieran bien a pesar de haber caído dos pisos, me dirigí a dicha puerta. Tras abrirla, me encontré con más dinosaurios mutados, y en la sala siguiente, con otro escorpión, pero logré acabar con ellos, y en ese cuarto, aparte de que era el de la puerta antes cerrada del segundo piso, también tenía una escalera, que podría ser la única ruta para llegar al siguiente piso desde ahí (ya que antes de entrar chequé una puerta que estaba en el susodicho pero estaba bloqueada por ese limo) y tratar de detener a Eve de una vez por todas. Ni bien llegué al tercer piso (otra vez), otro dinosaurio mutado me atacó, pero no era un dinosaurio cualquiera, era un triceratops, y no fue nada sencillo acabar con él, para empezar, podía lanzar un rayo eléctrico muy poderoso pero limitado, y su cabeza parecía haber mutado en una coraza fuerte, aunque no lo suficiente para resistir varios impactos de bala, sin embargo, a pesar de haber perdido su coraza, el monstruo aumentó el rango de su ataque, pero tras unos instantes, fui capaz de destruirlo, o eso creía, porque cuando me dirigí al cuarto que estaba delante, la criatura se me vino encima, y los dos caímos en donde estaba la exhibición del t-rex.

Cómo no me maté en la caída, no tengo idea, pero por un instante sentí que mi cuerpo se iba a quemar cómo el de Klamp, y las demás víctimas de Eve, pero afortunadamente no fue así, sin embargo, ni tiempo tuve para darme un respiro, el t-rex mutado vino por mí, y casi como una mala parodia de godzilla mezclada con parque jurásico, esa cosa se puso a escupir fuego, y para terminar de fregar, también podía lanzar bolas de colores que no me daban buena espina, pero por fortuna gracias a mis reflejos y a los poderes que han despertado en mi tras cada lucha, pude finalmente derrotar a ese engendro. Por desgracia estaba en la planta baja, lo cual significada volver a hacer todo el camino de subida.

Tras volver a subir hasta la escalera que encontré antes de caer y enfrentarme a más monstruos, finalmente hice mi camino hacia la puerta que no pude abrir gracias a ese monstruo cornudo, sin embargo, ni bien entré, sentí que temblaba la tierra, eso no me gustó, ni un poco. Al entrar al siguiente cuarto, me encontré con más criaturas, y por alguna razón, estas me atacaron más ferozmente, parecía ser una maniobra desesperada, de cualquier manera, tras acabar con ellas, me dirigí a la escalera que estaba al fondo, la cual tenía una considerable cantidad de ese limo, y finalmente llegué al cuarto piso, y al final de esto, lo cual se hacía más evidente porque el cuarto tenía tanto de ese limo en piso y paredes, que estaba entre una mala parodia de la segunda parte de esa peli de fantasmas, y la secuela de esa peli sobre precisamente esos monstruos que se gestan dentro de sus víctimas, y detrás de la puerta, ¿cómo no?, estaba Eve. Y hablando de malas parodias, Eve se veía precisamente cómo esa reina alien. Cuando la confronté sobre lo que planeaba, simplemente me dijo “¿por qué los humanos dan a luz?”, al intentar acabar con ella, invocó al limo, el cual se convirtió en un inmenso gigante con brazos y piernas, que hizo un agujero en la pared para llevarse a Eve. Algo hice muy mal.

Cuando me reuní con Daniel y Maeda, le dije a Daniel que el limo era la audiencia de central park, y por desgracia, su ex era parte de esa masa que estaba bajo el mando de Eve, para pena de mi compañero. Entre las cosas que averiguaron del hospital, me informaron sobre el medicamento que tomaba Melissa Pearce, el cual era un tipo de inmunosupresores, y de vuelta a la estación, me dijeron una verdad incómoda, parece ser que Melissa tuvo falla renal, y por increíble y terrible que fuera, el riñón que le trasplantaron era de mi hermana. Sin que yo lo supiera, ella y mi madre eran donadoras de órganos, y los de ella no pudieron ser trasplantados tras el accidente, pero los de Maya si, y no es todo, uno de los internos presentes durante la operación fue Hans Klamp, y parece ser que el riñón se calentó a la hora de hacer la operación, según Maeda, la chica en la que la primera Eve incubó el máximo ser, también tenía falla renal, y tomaba los mismos inmunosupresores. Tal parece ser que el ansia de Pearce de tener el rol principal en la opera le evitó ir al médico, le hubiera dicho que lo olvidara, y por eso tomó demasiados inmunosupresores, los cuales, según Maeda, le dieron entrada libre a la Mitocondria Eve, de tomar su cuerpo y provocar todo esto, y para colmo de males, la verdadera Eve, era la mitocondria de Maya, o sea que la Eve real, es mi propia hermana.

Sin embargo, debí saber que la naval no se quedaría quieta tras lo de anoche, Warner le informó por el radio a Daniel que nuevamente desplegarían naves de combate, solo que ahora, tenían un blanco más claro, lo cual sería solo otra pérdida de vidas. Rápidamente, Daniel llevó la patrulla hasta donde se daría el ataque, y solo pudimos ver cómo Eve destruía los helicópteros, aunando más víctimas a su lista de fatalidades, para horror de mi compañero, quien no podía creer que quien fuera su esposa y madre de su hijo fuera parte de esa masa gigante, y homicida. Según Maeda, esas células transformadas actuaban cómo una barrera para proteger al máximo ser, y a Eve para que lo diera a luz. Justo en eso, uno de los helicópteros se dirigió hacia nosotros, creíamos erróneamente que se iba a estrellar, pero aterrizó en la calle, y el piloto bajó preguntando por mí, solicitando que lo acompañara, Daniel y Maeda insistieron en acompañarme, ¿para qué me buscaban? Pronto lo averiguaría.

Tras un breve viaje en helicóptero, llegamos a un portaaviones, y debo admitir, que nunca había visto uno de cerca, al menos no uno cómo este, era en verdad impresionante. Tras ser llevados al puente de la nave, el oficial al mando, el Almirante Williams, nos dio la bienvenida, y solicitó mi ayuda para detener a Eve de una vez por todas, lo cual no agradó en nada a Daniel, pero tampoco al segundo del Almirante, sin embargo, le dio la razón a mi compañero. Al preguntar Maeda por el siguiente movimiento de la armada, el Almirante, sabiendo de mi inmunidad a la habilidad de Eve para quemar a la gente, me pidió ir en uno de los helicópteros para usar sus misiles y destruir al ente de limo, lo cual hubiera sido un problema de no ser porque esas naves pueden volar en automático, lo malo es que según nos comentó el Capitán Lynch, es que ni siquiera su nave pudo acercarse más por el peligro de que Eve queme todo, además de que los misiles deben dispararse de cerca para ser efectivos. No lo pensé mucho para aceptar ir en esa aparente misión suicida, para disgusto de Daniel, sin embargo, me pidió que lo hiciera, por su ex. Aunque Maeda intentó darme lo que Daniel creía era otro de sus amuletos, el tiempo era corto. Tras dejar mi chaqueta, me monté en el helicóptero, y junto con otros tres iniciamos el asalto final.

Ya en ruta, la armada localizó a Eve y la criatura en las inmediaciones de Liberty Island, pero ni bien llegamos, comenzó a explotar los helicópteros frente a mí, pero para mí desagrado, esto estaba planeado, las tres aeronaves frente a mi servirían de escudo para que pudiera llegar hasta esa cosa. A pesar de mis súplicas de que no lo hicieran y se apartaran, el ser destruyó todos los helicópteros menos el mío. Esta locura fue demasiado, Eve me había maldecido, y no sabía porque, pero si sabía lo que debía hacer, tras finalmente estar en rango, disparé un misil, volándole la cabeza a ese engendro del infierno, y aunque derribo la estatua de la libertad, no fue lo único en caer. Sin embargo, aún sentía la presencia de Eve, quien salió del limo, con esa sonrisa perversa. A pesar de que el Almirante y Maeda me insistieron en que regresara, debía terminar con ella de una vez por todas, así que apagué el radio, y me lancé en paracaídas, lista para enfrentar mi destino, otra vez.

Al confrontar a Eve, me salió con que porque estaba del lado de una especia condenada, teniendo yo la capacidad de evolucionar, a lo que respondí que los humanos no estaban condenados y que mis mitocondrias evolucionarían para deshacerme de ella, pero para variar me salió con sus galimatías de superioridad, cómo por qué los humanos matan a otras criaturas y los suyos (ella era suficiente razón para querer matar), y que otras criaturas en el planeta tienen su territorio y enemigos naturales, excepto el hombre, y que la razón era porque las mitocondrias así lo quisieron, pero porque les servían de vehículo, uno que ya no necesitaban, y que nos mantenían vivos para poder prosperar, ¡estaba harta de su basura!

Acto seguido, iniciamos nuestra batalla final. Las habilidades de Eve aumentaron desde la última vez que nos enfrentamos, entre lo nuevo, estaban su habilidad para lanzar picos de energía desde sus manos como si fuera una lluvia, el agarrarme con un brazo debajo de ella para darme golpes de energía (en una de esas casi me mata), y lanzar bolas de energía desde dos extremidades a los lados de su vientre prominente, por fortuna mis ataques fueron efectivos, y después de repetirlos varias veces, Eve los resintió, pero debía saber que cómo toda soprano, solo estaba aclarando su garganta. En un abrir y cerrar de ojos, Eve mutó a una forma que a pesar de asemejarse más a la de un ser humano, seguía siendo un monstruo del infierno, por no decir más rápido, manteniendo la habilidad de flotar, y poder dar golpes de energía con las extremidades unidas a su cabeza, y provocar explosiones de energía en su objetivo, pero para rematar, estaba el elevarse para generar una flecha de energía con un increíble potencial destructivo, sin embargo gracias a mi habilidad y a los poderes que ella despertó en mí, fue cuestión de minutos para terminar con su locura. Al acabar la lucha, Eve llegó a la conclusión de que yo era su enemigo natural, mientras ese limo le escurría de la frente, y sus extremidades extras se rompían cual cristal, haciéndola caer, para finalmente disolverse cómo las criaturas que he venido enfrentando desde hace cinco días, pero antes de desaparecer por completo, Eve me volvió a lanzar esa perversa sonrisa, cómo diciendo, “esto no ha acabado”, pero ya no importaba, finalmente ese monstruo había sido destruido, y tanto Maya como Melissa podían descansar en paz, o al menos eso creía.
Mi poder solo es igualado por mi propia capacidad de autodestruirme, pero ni siquiera eso me puede detener. "Ill be back, I allways do it."

Imagen

Avatar de Usuario
R-850-A
Zombie Nv2
Mensajes: 500
Registrado: 18 Jun 2006 23:46
Puntos de Vida: 10 de 10
RE Favorito: Resident Evil Revelations
XBOX GamerTag: R 850 A
Ubicación: En los servidores de cómputo de Umbrella, sus edificios de oficinas, dormitorios, en todas partes.

México Masculino

Re: DIARIO DE AYA

Mensajepor R-850-A » 21 Ene 2015 08:04

28 de diciembre

Durante la búsqueda de Eve, un oficial me notificó sobre un avistamiento de criaturas cómo las que creó Eve, en un almacén cercano a la bahía, aunque si estaba infestado de esas criaturas, y encontré desde gatos mutantes gigantes, hasta un cangrejo gigante que me dio bastantes problemas a la hora de eliminarlo, no había ningún rastro de Eve, podría decirse que solo vine a perder el tiempo, sin embargo, Maeda se comunicó conmigo por el radio, parecer ser que la búsqueda fué del todo infructífera.

La llamada de Maeda me llevó hasta Chinatown, y no careció de mérito, ya que ni bien llegué, había más de esos gatos mutantes ahí, prestos a acabar conmigo, pero no se los pondría tan fácil. Una vez que los eliminé a ellos y a un par de serpientes cómo las de central park, finalmente me reuní con Maeda, quien encontró manchas de limo cómo el que les escurría a Sheeva y a la rata, pero con el aspecto de carne podrida, justo en una tapa de alcantarilla, le pedí a Maeda que notificara a Daniel de mi parte, mientras yo iba a revisar.

Valga la redundancia, otra vez en las alcantarillas, ahora si extraño esos zapatos de plataforma, y cómo en toda fiesta, me tocó el comité de recepción, un par de serpientes, y un murciélago mutado que lanzaba ondas sonoras, y que por poco me alcanzan, pero acabé con los entes antes de que acabaran conmigo. Tras enfrentar a más de esas cosas y hasta ranas gigantes otra vez, finalmente llegué a la estación de bombeo, y cuál ha sido mi sorpresa al no solo hallar rastros de limo y un murciélago mutante gigante, sino también a toda la audiencia derretida de central park entrando al suministro de agua, aunque Manhattan este vacía, si eso se diseminaba por la ciudad, podría haber infectado todo y más allá. Mientras buscaba donde estaría la sala de control para purgar el sistema, me topé no con uno, sino con dos cocodrilos mutados, pero por alguna razón, ¿o eran menos poderosos que el de debajo del teatro, o yo me volví más poderosa?, de cualquier manera, una vez muertos seguí mi camino, y finalmente logré hallar la sala de control de las bombas, y pude purgar el sistema de ese limo, el cual volvió a desaparecer sin dejar rastro. Al ir a donde cayó el limo, no había ni siquiera agua, en parte fue bueno porque me permitió llegar a la puerta del otro lado, y de ahí, al metro que va hacia el puente de Brooklyn, el limo debe haber ido por ahí.

Al dirigirme hacia el puente, para variar, me encontré con más monstruos, dos murciélagos, y una especie de topo mutante que puede estirar sus zarpas para dar golpes, dio mucha pelea, pero logré acabar con él, aunque debí saber que solo era calentamiento, porque ni bien llegué al cambio de vías, un enorme ciempiés arremetió contra mí, lanzando bolas de colores morados y violetas brillantes. Aunque logré esquivar la mayoría de sus ataques, tras recibir bastante daño, el ser se separó en cuatro partes, contrario a lo que cualquier otra persona pensaría, eso no hizo mi trabajo más fácil, pero no tampoco más difícil. Al eliminar los pedazos uno a uno, finalmente pude tener un respiro, o eso creía, porque al llegar al puente de Brooklyn, no solo hallé a otro colega muerto, sino también a donde había ido el limo: directo al museo. Daniel sospechaba que Klamp estaba involucrado, presentía que pronto sabríamos la verdad. Salí tan rápido como pude del metro y me dirigí hacia el museo.

Una vez ahí, vi a alguien entrar por una puerta a mano izquierda, debí saber que era Klamp, tras avanzar dos salas más, encontré lo impensable, dos velociraptores mutantes, ¡por imposible que pareciera, eso tenía que ser obra de Eve! Al destruirlos, traté de pasar por donde se fue esa persona, pero la puerta estaba cerrada del otro lado, ni modo, a volver por donde vine y rodear, pero nuevamente aparecieron esos dinosaurios, y no venían solos, seres parecidos a camaleones se unieron a la lucha, y aunque me dieron bastantes problemas, no ha sido tanto el eliminarlas, al menos hasta que me encontré con un escorpión gigante, que por poco me mata sino me avispo, pero honestamente, creí que sería más problema, antes de acabar con él. Al seguir avanzando hallé más entes, y la puerta que antes no pude abrir, por lo cual mi sospechoso debía estar cerca, más adelante encontré una sección con unas escaleras que llevan para arriba, y más enemigos, tras encargarme de ellos llegué a la parte posterior del museo, en donde había una exhibición de cabezas de piedra gigantes, nada fuera lo común, así que decidí subir a la segunda planta, pero cuál fue mi sorpresa, al lanzarse desde arriba un trio de armadillos mutantes que podían rodar a modo de ataque, afortunadamente pude esquivar sus embestidas y acabar con ellos, para ir al segundo piso, pero por desgracia las puertas lateral y del frente estaban cerradas, pero recuerdo haber oído que todos los pisos de este lugar tienen escaleras posteriores, así que me dirigí para allá.

Al ir a la salida posterior, vi de donde salieron los armadillos al ver las marcas en el piso, en definitiva, Eve estaba soltando todo lo que tenía. Una vez en el tercer piso, para variar, mas monstruos, otra vez una puerta frontal cerrada, pero también había escaleras que llevaban abajo, y un balcón a mano izquierda que llevaba a un corredor, el cual era de momento mi única ruta, eso tras descubrir que las puertas de abajo estaban cerradas también. Casi como si de una mala broma se tratara, un pterodáctilo mutante hizo acto de presencia ni bien entré, pero no le di chance de atacarme, sin embargo debí saber que era el primero de muchos, ya que me encontré con otro al avanzar por el corredor, y otro más al salir de ahí. Finalmente llegué al extremo frontal de ese piso, chequé el elevador, pero estaba bloqueado porque alguien activó la alarma, así que decidí investigar un cuarto cercano, pero para más inri, alguien, posiblemente mi sospechoso, se tomó la molestia de encerrarme, por suerte había una ventana rota, y pude salir por ahí para llegar al cuarto de abajo, y volver a mi pesquisa. En este cuarto había dos puertas, una me llevaba directamente al pasillo donde estaba la oficina y laboratorio del Dr. Klamp, y la otra para variar estaba cerrada, pero en eso, me apareció otro pajarraco mutado. Al salir al pasillo hallé más entes, y otro corredor, el cual tenía una vista a la exhibición de un esqueleto de t-rex, por no mencionar otra ave del infierno. Luego de derrotar a más monstruos y llegar al final del corredor, encontré la sala de seguridad, pudiendo finalmente apagar la alarma y desbloquear los ascensores, pero no fue lo único que hallé, Eve estaba en uno de los monitores, y su ubicación era en el cuarto piso, pero al salir, me encontré con más malas sorpresas, el mismo limo lentamente envolvió el esqueleto del rey de los dinosaurios, volviéndolo a la vida, lo cual explica ahora de donde salieron esos dinosaurios, cómo sea, Eve estaba completamente demente.

Al desactivar la alarma, algunas puertas se desbloquearon también, pero no todas, lo cual descubrí cuando al seguir avanzando volví al mismo pasillo con escalera cuya puerta frontal estaba cerrada y seguía cerrada, pensé que tal vez encontraría alguna pista en la oficina del Dr. Klamp, así que cómo antes, volví sobre mis pasos, y tras eliminar a más criaturas, encontré la puerta de la oficina entre abierta, alguien estaba ahí, y creía que era Klamp, pero cuál fue mi sorpresa al encontrar a Maeda, quien me dijo que le urgía probar algo, y de pasó me dio un arma que le pidió a Wayne que fabricara, la cual parecía tener un efecto adverso en Eve y sus monstruos, cuando le pregunté si estaba solo, me dijo que Daniel lo acompañó en el camino, pero de aquí había ido a revisar algo en el hospital.

Sin embargo, todavía faltaba la cereza del pastel, parece ser que ese desgraciado de Klamp estuvo cultivando las células del hígado de Maya, y para hacerlo más duro, las muestras estaban rotuladas con la palabra “Eve”, pero eso no era todo, Klamp en efecto estuvo ayudando a Eve, al crear un esperma sin mitocondria para evitar lo que ocurrió con el máximo ser que la Eve original creó, para eso era la lista HLA, y parece ser que Klamp condujo experimentos con el susodicho esperma una vez lo llevó al hospital, y justo en eso, se apareció el diablo. Klamp entró a la oficina, muy calmadamente mientras intentaba ponerlo bajo arresto, sin embargo, el maldito se burló de mí, llamándonos patéticos a mí a los humanos en general, además de dejar en evidencia su alianza con Eve, aunque traté de razonar con él, está completamente demente, y por alguna razón yo no sentí real nada de lo que pasaba, es por eso que no vi que tenía un escalpelo que iba a usar para matarme y evitar que interfiriera con Eve, pero gracias a Dios Daniel llegó en ese instante y le dio un fuerte puñetazo. Era más que obvio que solo esperaba una buena razón para hacerlo.

Cuando Klamp recuperó la consciencia, volvió a admitir su complicidad con Eve, casi haciendo que Daniel lo volviera a golpear, además de decirnos lo que Maeda ya me había dicho del máximo ser en Japón, pero no es todo, también nos dijo algo que yo ya temía, Eve estaba embarazada y Klamp aguardaba el nacimiento del máximo ser, y tras seguir llamando a los humanos débiles y patéticos, le gritó a Eve que estaba listo, presentí algo malo y les grité a Daniel y Maeda que salieran, justo cuando Klamp estalló en llamas. Intenté ayudarlo, pero solo reiteró su desprecio por la humanidad, y al final, conseguí su llave, la cual en efecto me ayudó a seguir en mi labor, la cual era más crítica que nunca, acabar con Eve antes que diera a luz, o ella acabaría con nosotros.

Supuse que esa llave abriría la puerta cerrada en la sala de exhibición cercana a la oficina de Klamp, así que tras comprobar desde la ventana que Daniel y Maeda estuvieran bien a pesar de haber caído dos pisos, me dirigí a dicha puerta. Tras abrirla, me encontré con más dinosaurios mutados, y en la sala siguiente, con otro escorpión, pero logré acabar con ellos, y en ese cuarto, aparte de que era el de la puerta antes cerrada del segundo piso, también tenía una escalera, que podría ser la única ruta para llegar al siguiente piso desde ahí (ya que antes de entrar chequé una puerta que estaba en el susodicho pero estaba bloqueada por ese limo) y tratar de detener a Eve de una vez por todas. Ni bien llegué al tercer piso (otra vez), otro dinosaurio mutado me atacó, pero no era un dinosaurio cualquiera, era un triceratops, y no fue nada sencillo acabar con él, para empezar, podía lanzar un rayo eléctrico muy poderoso pero limitado, y su cabeza parecía haber mutado en una coraza fuerte, aunque no lo suficiente para resistir varios impactos de bala, sin embargo, a pesar de haber perdido su coraza, el monstruo aumentó el rango de su ataque, pero tras unos instantes, fui capaz de destruirlo, o eso creía, porque cuando me dirigí al cuarto que estaba delante, la criatura se me vino encima, y los dos caímos en donde estaba la exhibición del t-rex.

Cómo no me maté en la caída, no tengo idea, pero por un instante sentí que mi cuerpo se iba a quemar cómo el de Klamp, y las demás víctimas de Eve, pero afortunadamente no fue así, sin embargo, ni tiempo tuve para darme un respiro, el t-rex mutado vino por mí, y casi como una mala parodia de godzilla mezclada con parque jurásico, esa cosa se puso a escupir fuego, y para terminar de fregar, también podía lanzar bolas de colores que no me daban buena espina, pero por fortuna gracias a mis reflejos y a los poderes que han despertado en mi tras cada lucha, pude finalmente derrotar a ese engendro. Por desgracia estaba en la planta baja, lo cual significada volver a hacer todo el camino de subida.

Tras volver a subir hasta la escalera que encontré antes de caer y enfrentarme a más monstruos, finalmente hice mi camino hacia la puerta que no pude abrir gracias a ese monstruo cornudo, sin embargo, ni bien entré, sentí que temblaba la tierra, eso no me gustó, ni un poco. Al entrar al siguiente cuarto, me encontré con más criaturas, y por alguna razón, estas me atacaron más ferozmente, parecía ser una maniobra desesperada, de cualquier manera, tras acabar con ellas, me dirigí a la escalera que estaba al fondo, la cual tenía una considerable cantidad de ese limo, y finalmente llegué al cuarto piso, y al final de esto, lo cual se hacía más evidente porque el cuarto tenía tanto de ese limo en piso y paredes, que estaba entre una mala parodia de la segunda parte de esa peli de fantasmas, y la secuela de esa peli sobre precisamente esos monstruos que se gestan dentro de sus víctimas, y detrás de la puerta, ¿cómo no?, estaba Eve. Y hablando de malas parodias, Eve se veía precisamente cómo esa reina alien. Cuando la confronté sobre lo que planeaba, simplemente me dijo “¿por qué los humanos dan a luz?”, al intentar acabar con ella, invocó al limo, el cual se convirtió en un inmenso gigante con brazos y piernas, que hizo un agujero en la pared para llevarse a Eve. Algo hice muy mal.

Cuando me reuní con Daniel y Maeda, le dije a Daniel que el limo era la audiencia de central park, y por desgracia, su ex era parte de esa masa que estaba bajo el mando de Eve, para pena de mi compañero. Entre las cosas que averiguaron del hospital, me informaron sobre el medicamento que tomaba Melissa Pearce, el cual era un tipo de inmunosupresores, y de vuelta a la estación, me dijeron una verdad incómoda, parece ser que Melissa tuvo falla renal, y por increíble y terrible que fuera, el riñón que le trasplantaron era de mi hermana. Sin que yo lo supiera, ella y mi madre eran donadoras de órganos, y los de ella no pudieron ser trasplantados tras el accidente, pero los de Maya si, y no es todo, uno de los internos presentes durante la operación fue Hans Klamp, y parece ser que el riñón se calentó a la hora de hacer la operación, según Maeda, la chica en la que la primera Eve incubó el máximo ser, también tenía falla renal, y tomaba los mismos inmunosupresores. Tal parece ser que el ansia de Pearce de tener el rol principal en la opera le evitó ir al médico, le hubiera dicho que lo olvidara, y por eso tomó demasiados inmunosupresores, los cuales, según Maeda, le dieron entrada libre a la Mitocondria Eve, de tomar su cuerpo y provocar todo esto, y para colmo de males, la verdadera Eve, era la mitocondria de Maya, o sea que la Eve real, es mi propia hermana.

Sin embargo, debí saber que la naval no se quedaría quieta tras lo de anoche, Warner le informó por el radio a Daniel que nuevamente desplegarían naves de combate, solo que ahora, tenían un blanco más claro, lo cual sería solo otra pérdida de vidas. Rápidamente, Daniel llevó la patrulla hasta donde se daría el ataque, y solo pudimos ver cómo Eve destruía los helicópteros, aunando más víctimas a su lista de fatalidades, para horror de mi compañero, quien no podía creer que quien fuera su esposa y madre de su hijo fuera parte de esa masa gigante, y homicida. Según Maeda, esas células transformadas actuaban cómo una barrera para proteger al máximo ser, y a Eve para que lo diera a luz. Justo en eso, uno de los helicópteros se dirigió hacia nosotros, creíamos erróneamente que se iba a estrellar, pero aterrizó en la calle, y el piloto bajó preguntando por mí, solicitando que lo acompañara, Daniel y Maeda insistieron en acompañarme, ¿para qué me buscaban? Pronto lo averiguaría.

Tras un breve viaje en helicóptero, llegamos a un portaaviones, y debo admitir, que nunca había visto uno de cerca, al menos no uno cómo este, era en verdad impresionante. Tras ser llevados al puente de la nave, el oficial al mando, el Almirante Williams, nos dio la bienvenida, y solicitó mi ayuda para detener a Eve de una vez por todas, lo cual no agradó en nada a Daniel, pero tampoco al segundo del Almirante, sin embargo, le dio la razón a mi compañero. Al preguntar Maeda por el siguiente movimiento de la armada, el Almirante, sabiendo de mi inmunidad a la habilidad de Eve para quemar a la gente, me pidió ir en uno de los helicópteros para usar sus misiles y destruir al ente de limo, lo cual hubiera sido un problema de no ser porque esas naves pueden volar en automático, lo malo es que según nos comentó el Capitán Lynch, es que ni siquiera su nave pudo acercarse más por el peligro de que Eve queme todo, además de que los misiles deben dispararse de cerca para ser efectivos. No lo pensé mucho para aceptar ir en esa aparente misión suicida, para disgusto de Daniel, sin embargo, me pidió que lo hiciera, por su ex. Aunque Maeda intentó darme lo que Daniel creía era otro de sus amuletos, el tiempo era corto. Tras dejar mi chaqueta, me monté en el helicóptero, y junto con otros tres iniciamos el asalto final.

Ya en ruta, la armada localizó a Eve y la criatura en las inmediaciones de Liberty Island, pero ni bien llegamos, comenzó a explotar los helicópteros frente a mí, pero para mí desagrado, esto estaba planeado, las tres aeronaves frente a mi servirían de escudo para que pudiera llegar hasta esa cosa. A pesar de mis súplicas de que no lo hicieran y se apartaran, el ser destruyó todos los helicópteros menos el mío. Esta locura fue demasiado, Eve me había maldecido, y no sabía porque, pero si sabía lo que debía hacer, tras finalmente estar en rango, disparé un misil, volándole la cabeza a ese engendro del infierno, y aunque derribo la estatua de la libertad, no fue lo único en caer. Sin embargo, aún sentía la presencia de Eve, quien salió del limo, con esa sonrisa perversa. A pesar de que el Almirante y Maeda me insistieron en que regresara, debía terminar con ella de una vez por todas, así que apagué el radio, y me lancé en paracaídas, lista para enfrentar mi destino, otra vez.

Al confrontar a Eve, me salió con que porque estaba del lado de una especia condenada, teniendo yo la capacidad de evolucionar, a lo que respondí que los humanos no estaban condenados y que mis mitocondrias evolucionarían para deshacerme de ella, pero para variar me salió con sus galimatías de superioridad, cómo por qué los humanos matan a otras criaturas y los suyos (ella era suficiente razón para querer matar), y que otras criaturas en el planeta tienen su territorio y enemigos naturales, excepto el hombre, y que la razón era porque las mitocondrias así lo quisieron, pero porque les servían de vehículo, uno que ya no necesitaban, y que nos mantenían vivos para poder prosperar, ¡estaba harta de su basura!

Acto seguido, iniciamos nuestra batalla final. Las habilidades de Eve aumentaron desde la última vez que nos enfrentamos, entre lo nuevo, estaban su habilidad para lanzar picos de energía desde sus manos como si fuera una lluvia, el agarrarme con un brazo debajo de ella para darme golpes de energía (en una de esas casi me mata), y lanzar bolas de energía desde dos extremidades a los lados de su vientre prominente, por fortuna mis ataques fueron efectivos, y después de repetirlos varias veces, Eve los resintió, pero debía saber que cómo toda soprano, solo estaba aclarando su garganta. En un abrir y cerrar de ojos, Eve mutó a una forma que a pesar de asemejarse más a la de un ser humano, seguía siendo un monstruo del infierno, por no decir más rápido, manteniendo la habilidad de flotar, y poder dar golpes de energía con las extremidades unidas a su cabeza, y provocar explosiones de energía en su objetivo, pero para rematar, estaba el elevarse para generar una flecha de energía con un increíble potencial destructivo, sin embargo gracias a mi habilidad y a los poderes que ella despertó en mí, fue cuestión de minutos para terminar con su locura. Al acabar la lucha, Eve llegó a la conclusión de que yo era su enemigo natural, mientras ese limo le escurría de la frente, y sus extremidades extras se rompían cual cristal, haciéndola caer, para finalmente disolverse cómo las criaturas que he venido enfrentando desde hace cinco días, pero antes de desaparecer por completo, Eve me volvió a lanzar esa perversa sonrisa, cómo diciendo, “esto no ha acabado”, pero ya no importaba, finalmente ese monstruo había sido destruido, y tanto Maya como Melissa podían descansar en paz, o al menos eso creía.
Mi poder solo es igualado por mi propia capacidad de autodestruirme, pero ni siquiera eso me puede detener. "Ill be back, I allways do it."

Imagen

Avatar de Usuario
R-850-A
Zombie Nv2
Mensajes: 500
Registrado: 18 Jun 2006 23:46
Puntos de Vida: 10 de 10
RE Favorito: Resident Evil Revelations
XBOX GamerTag: R 850 A
Ubicación: En los servidores de cómputo de Umbrella, sus edificios de oficinas, dormitorios, en todas partes.

México Masculino

Re: DIARIO DE AYA

Mensajepor R-850-A » 23 Ene 2015 08:16

Saludos a todos los RESHidentes que están siguiendo este post. En esta ocasión, no solo pongo la parte equivalente al día 6 del primer Parasite Eve, también trato de darle coherencia al final inicial del Carnegie Hall, y cómo encaja con el final canónico.

Enjoy

29 de diciembre

Luego de que me recogiera un helicóptero y me llevara a uno de los destructores, me quedé esperando a Daniel y Maeda, todo había terminado, o al menos así parecía, sin embargo, lo que me dijo Eve la noche que comenzó esta pesadilla aún estaban en mi cabeza, ¿me convertiría algún día en un ser cómo ella?, solo Dios sabe. Ni bien llegaron Daniel y Maeda, mi compañero me felicitó por derrotar a Eve, sin embargo no tenía ganas de celebrar. En fin, cuando Daniel preguntó porque Eve escogió el océano para dar a luz, Maeda le dijo que el océano es la madre de toda la creación. Decidí ir adentro un momento, con toda la lucha, olvidé que estamos en invierno, ese frio era criminal. Al entrar, me encontré a Wayne, quien vino desde la estación para verme y felicitarme, lo que me faltaba, luego de dejar algunas cosas y tomar suministros, volví afuera, justo cuando el Almirante Williams y el Capitán Lynch llegaban, parecer ser que debían esperar a que confirmaran la muerte de Eve para poder venir, pero justo después de que nos ofrecieran descansar adentro, tuve un presentimiento, cómo cuando me enfrenté a las huestes de Eve, ¿pero cómo era posible, si Eve estaba muerta?, en eso, escuchamos el llanto de un bebé, y las naves cercanas comenzaron a explotar. Eve estaría muerta, pero no el máximo ser, de alguna manera Eve separó el útero de Melissa cuando luchábamos, y a fin de cuentas logró su objetivo.

La razón de tales estallidos era que el poder mitocondrial de esa cosa estaba fuera de control, uno de los pilotos nos dijo que debíamos evacuar, pero decidí quedarme y acabar esto, a pesar de las protestas de mi compañero, y el empeño de Maeda de darme otro de sus amuletos, todavía tengo los tres que me dio antes. Ni bien el helicóptero con ellos se alejó, el máximo ser abordó la nave, casi como si me estuviera buscando, para ser un recién nacido, era bastante grande, pero no reparé mucho en eso, abrí fuego contra el ser, cuyo único ataque eran unas ondas que casi me alcanzan, y tras unos minutos, creí derrotarlo, sin embargo, pronto empezó a madurar, y ahora tenía la apariencia de un muchacho con alas, esto es casi cómo la secuela de esa cinta de David Cronenberg, con la diferencia de que ese ser podía lanzar bolas de energía, pero no le di el gusto de alcanzarme con ellas, sin embargo tras muchos ataques, el ser de separó en dos partes, la del muchacho, y sus alas, pero no le di tiempo de usarlas. A pesar de que el ser y su otra parte disparaban un potente rayo y bolas de energía, no pudo acabar conmigo, para mi mala suerte el ser seguía creciendo. Tras unos instantes, el máximo ser llegó a su forma madura, y entre sus ataques, tenía golpes de energía cómo los de Eve, el poder lanzar bolas de energía aún más grandes y potentes, además de lanzar energía por todas partes, con el fin de matarme. Con un poco de suerte, nada de eso le sirvió, sin embargo, el máximo ser aún tenía un as bajo la manga, y ese fue evolucionar en un enorme ser de color verde, que aunque casi no realizaba ataques, si tenía varias estructuras cómo pirámides pequeñas para defenderse flotando a su alrededor. Esas pirámides podían lanzar rayos de energía a modo de defensa para el máximo ser, el cual se volvió más fuerte, ya que mis disparos no le hacían casi nada, no sabía cómo detendría a esa cosa.

Cuando esa cosa se preparaba para dar su ataque, la luz de un helicóptero se posó sobre mí, y alguien saltó del aparato, era Daniel, y justo cuando empezó a quemarse, alcanzó a darme un cargador antes de caer al agua. Al ver el cargador de cerca, vi que las balas contenían un líquido verde, eso era lo que Maeda quería darme, menos mal que conservé el arma que me dio, al equiparla y abrir fuego, casi de inmediato, el máximo ser comenzó a resentir el ataque, y tras unos cuantos disparos, el monstruo empezó a deshacerse, y a morir, o eso creí. Cuando iba a checar que Daniel estuviera bien, el ente comenzó a seguirme, por lo que rápidamente entre al barco, pensando que habría algo dentro que me ayudaría a terminar con el máximo ser de una vez por todas. Ni bien entré, alcancé a ver el mapa del barco, el cuarto de calderas era la solución perfecta, así que cómo pude, salí corriendo, teniendo cuidado de que el monstruo no me alcanzara, y tras una carrera frenética, llegué al cuarto de carderas, y apagué el sistema de enfriamiento, justo cuando el ser entró, por lo que salí echando humo para salir del barco, pero ahora con doble propósito, salir de ahí y evitar que el legado de Eve me matara en el proceso. Tras salir cómo pude, finalmente llegué a la proa del barco, justo cuando explotaba, acabando con el máximo ser, y terminando con esta pesadilla.

El helicóptero que llevaba a Maeda y Daniel nos recogió a mi compañero a y mi, afortunadamente el Capitán Dollis no sufrió quemaduras, al menos no graves. Después de eso, el helicóptero nos dejó en el muelle, donde varios compañeros nos esperaban. Al reflexionar sobre cómo fue que tuve este poder, Maeda me dijo que una parte de Maya estaba dentro de mí también, entre lo que descubrió Daniel en el hospital, estaba que al parecer nací con un defecto en mi ojo derecho, y cuando Maya murió, me trasplantaron una de sus corneas, y tal parece que lo que vi, el cuarto de hospital, fue lo último que Maya vio antes de morir. Respecto a mi poder, parece ser que las mitocondrias en la córnea le pasaron el poder de Eve a las mías, además de que éstas tienen un tipo de evolución diferente. Maeda consideró esto y lo de Japón cómo un mensaje para la humanidad, ya que en su apreciación, los humanos somos parásitos, y la tierra nuestro huésped.

1998

6 de enero


Una semana después de la muerte del engendro de Eve, las cosas poco a poco volvieron a la normalidad, la gente poco a poco volvió a Manhattan, y para exorcizar demonios, le propuse a Daniel que él, Ben, Maeda y yo fuéramos a la ópera, ahora que el teatro había terminado sus labores de reparación. Ni bien llegamos, Ben bajó del auto y me ayudó a bajar, es un perfecto caballero. Ya dentro, Daniel y Ben fueron al tocador, mientras en las gradas, Maeda me comentó que su vuelo salía mañana, y creo que quería preguntarme algo, pero ya no pudo puesto que Ben llegó y lo movió hacia el otro asiento, todo para poder sentarse junto a mí, sino supiera, diría que está enamorado de mí. Ya todos sentados, vimos el inicio de la obra, es increíble que Melissa Pearce haya creído que tener el estelar en esta obra valía su vida, pero justo cuando casi llegamos a la parte en la que el príncipe le dice a su padre que también le quite la vida, el guardia entró con una antorcha, por un momento temimos lo peor, sin embargo, era parte del espectáculo. Cuando la actriz se puso a cantar, pude calmarme sabiendo que era ella y no Eve la que lo hacía, sin embargo, por alguna razón, todo se oscureció.

Cuando recuperé la consciencia, había un colega oficial tratando de hacer que reaccionara, estaba en el suelo, y por alguna razón, justo afuera del edificio Chrysler, de pronto un escalofrío me recorrió la espina, recordé que en su diario, Melissa Pearce comentó que se había desmayado en el escenario, esto aún no terminaba. Le mostré mi placa al oficial, y aunque insistió en llamar una ambulancia, le dije que estaba bien, y que necesitaba volver al Carnegie Hall. En el camino, me dijo que parecía perdida, y que cuando traté de entrar, trató de detenerme, y justo en eso caí al suelo, y al llegar, nuevamente estaban los servicios de emergencia ahí, busqué a Daniel y Maeda, por fortuna estaban bien, ellos y Ben. Parece ser que todos se desmayaron, después que, en palabras de los actores, los ojos de toda la audiencia brillaran con un color carmesí. También atestiguaron que caminé afuera del teatro como si estuviera poseída. Maeda corrió un test rápido, y todo parece estar bien, al menos de momento, les dije a él y Daniel lo que vi del Chrysler el día que estuvimos en el hospital, y tal parece ser que Eve está detrás, le dije a Daniel que avisara a los oficiales que despejaran el edificio, fui a mi casa a cambiarme de ropa, y terminar con esto de una vez por todas.

Al llegar al edificio Chrysler, el mismo oficial que me encontró me informó que parece ser que los equipos de limpieza del lugar salieron huyendo despavoridos, según su testimonio, encontraron lo que parece ser una sustancia entre naranja y marrón, ese es el limo que antes fue la audiencia de central park, y para acabar pronto, esas personas fueron atacadas por monstruos, le pedí al oficial que no permitieran que entrara nadie.

Ya dentro, intenté usar el elevador, pero estaba bloqueado, así que proseguí al primer piso, y además de hallar rastros del limo, también hallé más monstruos, para variar no fue tanto problema el eliminarlos, el problema es que este lugar estaba infestado con una colección de todas la criaturas que eliminé estos días tras el incidente en la ópera, además de algunas nuevas, cómo ardillas mutantes, y monstruos dentro de cajas, pero lo peor, fueron los monstruos que hallé cada diez pisos: en el décimo, luché con una mujer araña cómo la del hospital, pero no fue tanto problema cómo entonces; en el vigésimo, dos cocodrilos mutantes cómo los de las cloacas, que fueron tan competentes cómo sus hermanos; en el trigésimo, para variar, otro ciempiés; en el piso cuarenta, otro triceratops, lo que no hubiera sido tanto problema si hubiera tenido más espacio para esquivarlo, por fortuna eso no me impidió derrotarlo; pero en el piso cincuenta, las cosas cambiaron, cuando me enfrenté a una cucaracha gigante, pero no solo me dio problemas, sino que también recordé porque están tipificadas cómo plaga, mientras luchaba con ella, puso un huevo, del que salió otra cucaracha que poco a poco se fue asemejando en tamaño a la otra, la cual ahora tenía alas, por lo que, suponiendo que intentara reproducirse también, eliminé a la cría, y después dirigí mi atención la voladora. Algo me decía que estas criaturas no eran rezagadas, están aquí por una razón, y presiento que la averiguaré más pronto que tarde.

Lo bueno es que ese maldito rascacielos solo tenía 77 pisos, y ya llevaba más de la mitad, honestamente no sabía qué hora era ni me importaba, estaba segura que había algo importante en el último piso, puesto que la resistencia enemiga aumentó al llegar al piso 51 y encontrar una rata mutada, solo que ésta era del tamaño de un auto, por no mencionar a los ratman del hospital, además de que a partir de aquí me encontré a las ardillas, y cuando llegué al piso sesenta, me encontré con otro cangrejo, triste consuelo. A partir del piso 61, hallé entes grandes cómo los osos de central y serpientes particularmente enormes, y al finalmente llegar al piso setenta, me encontré otra criatura nueva, una abeja reina gigante, la cual al igual que la cucaracha, podía reproducirse, solo que sus vástagos no se esperaban a crecer, se iban directo a la refriega y casi me matan, es más, el ataque principal de la reina dejaba, al menos de momento, pequeños los de Eve, cuando lanzo un rayo tan potente por todos lados, que parecía una luz estroboscópica, para su mala suerte, acabé con ella antes de que acabara conmigo. El acceso al piso setenta estaba despejado, y ya era hora de que averiguara que protegían los monstruos.

Al subir al piso 71, encontré más rastros de limo, y conforme subía, había más y más, al grado de que esa cosa estaba en piso, paredes y techo. Finalmente llegué al piso 77, y en él, había un capullo con raíces, el cual se abrió, y creí estar alucinando de nuevo, estaba viendo a Maya, pero la niña me dijo que no alucinada. Al principio, creí que era Maya, sin embargo, la niña se reveló como la “Eve de purasangre”, ¡¿qué rayos quería decir?!, parece ser que ese maldito de Hans Klamp hizo lo mismo que ese científico japonés del que habló Maeda, cultivó las células del hígado de mi hermana para crear a esta cosa, la cual no ha dudado en torturarme al dejarme hablar con Maya, para cortar la conversación, ya era tiempo de acabar con esto. Eve tomó la misma forma de mi habilidad mitocondrial más fuerte, y tras una lucha de por sí difícil, finalmente acabé con ella. Sin embargo, mi cuerpo comenzó a calentarse, y de pronto, escuchaba la voz de Eve dentro de mi propio cuerpo, parece ser que la mitocondria de Maya era la más poderosa, hasta que la mía se volvió todavía más poderosa, y por eso, Eve trató de tomar mi cuerpo cómo lo hizo con el de Melissa Pearce, sin embargo, de alguna manera la consciencia de Maya pudo destruir a la consciencia de Eve y salvarme, no solo eso, también mi cuerpo volvió a la normalidad, claro, perdí mis poderes, pero eso es lo de menos. Ya no escuché la voz de Maya, pero sé que estará conmigo siempre.

Al salir del edificio, ya era de mañana, el oficial, Daniel y Maeda, estaban esperando, cuando Daniel preguntó qué había pasado, me limité a decirle que todo estaba bien, y así era, esto había finalmente terminado.
Mi poder solo es igualado por mi propia capacidad de autodestruirme, pero ni siquiera eso me puede detener. "Ill be back, I allways do it."

Imagen

Avatar de Usuario
R-850-A
Zombie Nv2
Mensajes: 500
Registrado: 18 Jun 2006 23:46
Puntos de Vida: 10 de 10
RE Favorito: Resident Evil Revelations
XBOX GamerTag: R 850 A
Ubicación: En los servidores de cómputo de Umbrella, sus edificios de oficinas, dormitorios, en todas partes.

México Masculino

Re: DIARIO DE AYA

Mensajepor R-850-A » 26 Ene 2015 08:26

Saludos a todos los RESHidentes vivientes se siguen este post. Cómo prometí antes, este fan fic tiene cómo objetivo llenar algunos huecos entre los juegos de PE, y en eso creo haber tenido éxito, pero todavía falta. ¿Qué paso entre el final del primer juego y el principio del segundo? Hoy lo vamos a averiguar, no sin antes otra referencia a otro survival (ya que se Parasite Eve es un RPG pero recordad que también entra en esa categoría).

Enjoy

Febrero

Luego de unas semanas, todo volvió a la normalidad, pero ciertas cosas cambiaron: Wayne ahora era el encargado del mantenimiento y cuidado de armas, Daniel ahora pasaba más tiempo con su hijo, el capitán Baker se había recuperado de sus heridas, y yo, bueno, ahora yo era otra persona, esto me cambió por dentro, Maeda retrasó su regreso y me hizo unos análisis, aunque había perdido las habilidades mitocondriales tras mi lucha final con Eve, el buen doctor descubrió que mis mitocondrias aún tenían el mismo potencial, y que al parecer, mi cuerpo envejecería muy lentamente, y que incluso, podría desarrollar nuevos poderes, sobre todo si me encontraba en peligro, lo cual se hizo evidente la semana pasada cuando en un arresto, el tipo intentó apuñalarme por la espalda, anticipé el ataque cómo cuando enfrentaba a los entes, y su mano empezó a arder, pero no se quemó, tengo que aprender a usar estas habilidades, ya que según Maeda algunas se activan por reflejo. Antes de irse, Maeda tipificó a las mitocondrias de Eve cómo neo mitocondrias, y con justa razón, además de que bautizó a las criaturas cómo NMC, o Criaturas Neo Mitocondriales, quedando ambos términos cómo sus nombres oficiaesl, eso es mejor que decirles monstruos, entes, o cosas, además de que a mis habilidades las bautizó cómo energía parasitaria o PE en inglés, no me gusta el nombre, pero eso es lo que es.

En cuanto a lo ocurrido, vinieron unos tipos de Washington, y nos transmitieron la orden de no mencionar lo que en verdad había ocurrido, después de lo de la rueda de prensa, estaba más que de acuerdo, la versión oficial es que Hans Klamp había creado un virus artificial que se salió de control, cobrándose las vidas de más de 1200 personas, lo malo es que alguien le dijo a la prensa del trasplante de córnea y la participación de Klamp en eso, de por si la prensa no dejaba de seguirme por lo que hice para detener a Eve y al máximo ser.

Sin embargo, a pesar del apoyo de mis colegas y amigos, sentía que ya no pertenecía a este lugar, había sobrevivido a una situación extraordinaria, pero ya no sabía mi lugar, al menos hasta que los mismos tipos de Washington volvieron hoy y nos informaron que muchas de las criaturas que había creado Eve, de algún modo escaparon de la isla, y se habían diseminado por el país, eso no me gustó nada, y parece ser que se concentran más en la costa oeste, concretamente en Los Ángeles, y me dijeron que el FBI estaba armando grupos en todo el país para eliminarlas, y uno de los jefes, Eric Baldwin, había oído de mí, y que necesitaba gente como yo para hacerles frente a las NMC. Me dieron tiempo para pensarlo, más que nada porque de aceptar, significaba renunciar a la fuerza, y dejar a mis amigos.

Tras mucho pensarlo, y tras considerar los pros y contras, decidí finalmente aceptar el puesto en Los Ángeles, sobre todo porque mis nuevas habilidades seguían evolucionando, y era tiempo de que les diera un buen uso. El legado de terror de Eve debe terminar. Les informé al capitán y a Daniel sobre mi decisión, y aunque estaban tristes, aceptaron que debía hacer lo que sabía que era correcto. Tras encontrar un servicio de fletes y encontrar un apartamento decente, finalmente redacté mi carta de renuncia, mis compañeros me hicieron una fiesta de despedida, y debo admitir que me sentía triste también, estaba dejando a personas que ya eran cómo de mi familia, Ben no estaba más feliz, pero le prometí que le escribiría. Una vez salí del edificio, me quedé mirando el lugar con nostalgia unos minutos, y luego tomé el taxi que me llevó al aeropuerto, y después de un rato, estaba dejando Manhattan, mientras me dirigía a encontrar mi destino, y de paso, mi lugar en el mundo.

Agosto

Tras meses de entrenarme, no solo en lo físico, sino también con mis nuevas habilidades, y de un cambio de imagen, me he aclimatado a mi nueva vida en Los Ángeles, aunque no fue del todo difícil, conocí a un brillante pero tímido agente llamado Pierce Carradine, a quien no se le dan mucho las armas, pero si es un genio en cuestiones de informática, y me ayudó con el entrenamiento, otras personas con las que he hecho amistad son con la encargada de armas de fuego, Jodie Bouquet, quien siempre sabe que decir, aunque a quien de plano no entiendo es al Jefe Baldwin, es tan seco que por sugerencia de Pierce le empezamos a apodar cómo la computadora de esa peli, HAL. No todo ha sido miel sobre hojuelas, en éstas últimas semanas volví a enfrentar entes cómo los de Nueva York, solo que ahora estaba más que preparada, y logré vencerles sin tanto problema. Nuestro equipo de operaciones tiene el nombre extraoficial de MIST (Equipo de Investigación y Represión Mitocondrial), y siempre que ocurre un avistamiento de NMC, se da una versión falsa de los hechos, y aunque oficialmente los otros agentes encargados y yo somos agentes federales, extraoficialmente, somos cazadores de NMC. El objetivo de nuestra organización es doble, eliminar a las NMC restantes, y reunir toda la información posible de las criaturas para poden encontrar medios más eficientes de eliminarlas.

Septiembre

Hace poco un nuevo miembro se unió a nuestra unidad extraoficial, Rupert Broderick, transferido desde la oficina federal en Nueva York. Al principio, creí que era un hombre calmado, sin embargo, en nuestra primera asignación juntos, Rupert masacró a un grupo de NMC’s el solo, y pude ver el odio en sus ojos, debí saber cuándo supe que venía de Nueva York que tenía una razón personal.
Luego de trabajar juntos una semana, me encontré a Rupert en el polígono de tiro, cuando le pregunté porque pidió su transferencia, se limitó a decir que prefería no hablar al respecto, solo que era por motivos personales, al preguntarle a Pierce si sabía algo al respecto, me dijo que al parecer su hija falleció durante lo que se conoce ahora cómo el caso Manhattan, ¿estaría entre las víctimas de la ópera, o las pobres almas que se convirtieron en ese limo?, no lo sé, y preferí no seguir con eso, tal vez no es lo mismo, pero por lo de Maya y mi madre, se lo que se siente que te arranquen un pedazo del alma.

1º. De Octubre

Hoy vi con horror lo que hubiera pasado de no haber detenido a Eve a tiempo. Aunque en un contexto diferente, una pequeña ciudad el medio oeste fue bombardeada por un misil nuclear, parece ser, porque el lugar había sufrido un brote vírico desconocido. Según HAL, de momento no estaba relacionado con lo de Manhattan, sobre todo porque las almas de las 100, 000 personas que la habitaban no pudieron ser evacuadas. ¿Cuántos habrán muerto por el brote? ¿Cuántos murieron cuando el misil alcanzó su blanco y cuantos por la epidemia? ¿Cuántos se hubieran salvado?
Mi poder solo es igualado por mi propia capacidad de autodestruirme, pero ni siquiera eso me puede detener. "Ill be back, I allways do it."

Imagen

Avatar de Usuario
R-850-A
Zombie Nv2
Mensajes: 500
Registrado: 18 Jun 2006 23:46
Puntos de Vida: 10 de 10
RE Favorito: Resident Evil Revelations
XBOX GamerTag: R 850 A
Ubicación: En los servidores de cómputo de Umbrella, sus edificios de oficinas, dormitorios, en todas partes.

México Masculino

Re: DIARIO DE AYA

Mensajepor R-850-A » 28 Ene 2015 08:03

Saludos a todos los RESHidentes que siguen atentos a este apartado, ahora que finalmente llegamos a los eventos a partir del 4 de septiembre de 2000. Ojalá les guste.

Oculto:
Advertencia: Para esta parte me basé tanto en la traducción al castellano del juego cómo en la traducción literal de la versión en inglés


Enjoy

2000

4 de septiembre


Oficialmente, MIST ya es una división del FBI desde agosto pasado, decidí seguir con este diario, aunque por las órdenes, tengo cuidado de guardarlo bien.

Haciendo un recuento rápido. Ya habían pasado casi tres años desde el horror del caso Manhattan. Luego de que dejé la fuerza, me convertí en cazadora de NMC, y tras perseguir criaturas en fuga, terminé viviendo en Los Ángeles. Para entonces, los mutantes mitocondriales cómo Eve estaban al borde de la extinción. Creí que era el fin de mi lucha, hasta esta noche de fines del verano.

Sin nada más que hacer más que cubrir mis horas, me puse a practicar en el polígono de tiro con ayuda de Pearce, para estar lista, iba muy bien, hasta que le di a un objetivo civil, en definitiva el no poder dormir bien no me está ayudando, sigo viendo a Maya en mis sueños, sigue pidiéndome que la salve. Sé que son solo sueños, pero por alguna razón no puedo sacarlo de mi mente. Pierce me preguntó si quería continuar, pero decidí dejarlo por hoy. Pensé en irme temprano a casa, pero en eso, Pierce me informó que hay una situación en la torre Akropolis en el centro y HAL me quiere allá, parece ser que ahora si hay presencia de NMC’s, pensé que sería cómo cuando fui allá el otro día, hasta creí que sería cómo la última vez, que casi le disparo a un vendedor disfrazado de pollo, pero Pierce me informó que habían llamado a SWAT, esto no es juego. Tras alistarme y que me prepararan el auto, partí. Gracias a los Bounty Points que obtengo matando criaturas en éste trabajo más mi paga, pude costearme este precioso auto, será un modelo viejo, pero amo este auto.

Al llegar a la locación, vi que había un gran alboroto, un helicóptero se estrelló en la calle poco antes de que llegara, para que eso pase, algo verdaderamente serio debe estar ocurriendo. Cuando me identifiqué con el oficial a cargo y le pregunté sobre la situación, me dijo que estaba bastante mal, afortunadamente ya habían evacuado a los civiles, pero estos hablaban de monstruos, el legado de locura de Eve sigue haciendo estragos, parece que los avistamientos se dieron en el último piso, que fue a donde enviaron a SWAT, así que me dirigí hacia allá.

Al salir del elevador y llegar a lo que era la plaza principal, me encontré con un escenario dantesco, todos los SWAT estaban muertos, el lugar apestaba a sangre y pólvora, y en eso, un teléfono público sonó, lo contesté antes de que atrajera algo, era el jefe, y tampoco lo creyó cuando le dije de los SWAT muertos, y ordenó que siguiera indagando. Tras checar el mapa del lugar y poner los datos en mi GPS, me dirigí a la otra sala de ascensores, me encontré con un SWAT sobreviviente, estaba herido, pero no era nada grave, sin embargo, me informó de una civil que se encontraba en la cafetería, ¿no habían evacuado ya a los civiles?, como fuera que fuese, no debía estar ahí. Al llegar a donde estaba la cafetería, encontré a otro SWAT, solo que este estaba siendo, literalmente asesinado a mordidas por una NMC, pero no era una criatura que hubiera visto antes, aun así, procedí a destruirla y tratar de auxiliar al pobre oficial, sin embargo, sus heridas eran graves, todavía recuerdo que le faltaban un ojo y un brazo, el pobre hombre no lo logró y murió frente a mí, ¡maldita seas Eve!

Cuando entre a la cafetería, el lugar se veía bastante tranquilo, incluso estaba sonando música suave, y la chica de la que me habló el SWAT estaba sentada tranquilamente en una mesa, leyendo algo, pero cuando me identifiqué, se desmayó y cayó al suelo, sin embargo al ir a checarla, tuve un mal presentimiento, el cual se confirmó cuando frente a mis ojos, la mujer se transformó en una NMC, parecida a la que asesinó al otro SWAT, pero todavía más grande, oficialmente lo de la rata en el Carnegie Hall se quedó pequeño. Aunque era feroz, logré acabar con ella, sin embargo, dado que nunca había visto una criatura cómo esa, le eché un ojo, por alguna razón no se había disuelto, pero algo más que llamó mi atención fue una especie de implante metálico en su oreja, lo recogí para que Pierce lo analizara, pero justo al irme, me encontré con Rupert, y se encargó de rematarla. Le informé de la situación, y justo en eso, más criaturas cómo la de afuera aparecieron, por lo que Rupert me pidió que solicitara refuerzos, mientras él se encargaba de esas cosas.

Ni bien salí, me encontré con más de esas cosas, pero no les di el gusto de matarme. Cuando me comuniqué con el jefe Baldwin, me dijo para nuestra mala suerte, que los demás cazadores estaban fuera, pero que la policía había dado permiso de usar las armas que fueran de los SWAT caídos, mi suerte no cambia, pensé en ir a buscar a Rupert para largarnos, sin embargo, al regresar a la cafetería, la puerta que llevaba a la cocina estaba cerrada, busqué en mi GPS, y encontré una entrada posterior, y parece ser que también tenía una oficina de seguridad adjunta, la susodicha estaba a un lado de la puerta de las escaleras eléctricas, donde encontré otra criatura, y otro SWAT muerto, estos NMC en verdad tienen una fuerza impresionante. Chequé la oficina de seguridad y previendo que pudiera haber sobrevivientes, chequé la caja amarilla en el pasillo, tenía una llave con un llavero azul, la cual usé para reactivar las escaleras, y al ver los monitores pude ver a Rupert procediendo a la siguiente área, y a otro SWAT colocando algo, no se veía bien que era. Cuando me dirigí a la siguiente área, aparte de mas NMC’s, había otro SWAT muerto, cuyo chaleco antibalas no estaba tan dañado, lo mejor era prevenir que lamentar.

Al usar la escalera que iban hacia abajo, me encontré cerca de la capilla, y tras aniquilar más NMC sin clasificar, escuché unos disparos, era el revolver de Rupert, tras recoger la metralleta de otro SWAT abatido, me dirigí a ver si necesitaba ayuda, pero ni bien entré, Rupert estaba en el suelo, herido en un brazo, y con un tipo enorme con uniforme de tipo militar encima, cuando le ordené que se quedara quieto, salió dando un salto impresionante, por el ventanal arriba de la puerta principal. Al checar a Rupert, me dijo que su herida no era seria y que le pidiera evacuación a HAL, pero que también tuviera cuidado, algo no le olía bien, pero antes de hacer nada, creí pensar que el lugar donde estaba ese otro SWAT estaba cerca, vi una puerta lateral, y al acercarme, escuché una conversación, y entré con mucho cuidado. Ya ahí, alcancé a oír que el SWAT decía que esto (refiriéndose a la situación actual), se había salido de control cómo en Nueva York, y que alguien llamado Número 9 se encargaría de nosotros, acto seguido se fue por una puerta adyacente, y al ir a checarla, la encontré cerrada, pero también una tarjeta negra, no sabía para que era, pero valía la pena tenerla cerca, sin embargo, descubrí lo que estaba poniendo, era una bomba, y estaba armada, en definitiva alguien quería tapar esto. Al salir a reportarle a Baldwin, encontré una llave con llavero rojo tirada cerca de la puerta de la capilla, pensé que se podría poner en la otra cerradura en la oficina de seguridad, pero antes me reporté con HAL, quien me informó que la policía mandaría un helicóptero para sacarnos, sin embargo, ese tipo enorme podría saber algo, así que después de vaciar la fuente usando la llave y recoger un lanzagranadas, procedí de nuevo hacía la capilla.

Al llegar allá, no fue difícil encontrar un rastro, había una reja enfrente de la capilla, y la puerta estaba maltrecha cómo si alguien con una gran fuerza la hubiera abierto a la fuerza, al entrar, vi que la única forma era atravesar un estanque adyacente, pero no me dio buena espina, pero tras recordar unas anotaciones que hallé en la oficina de seguridad, puse una clave en una consola adyacente, y se elevó un puente, y había algunos peces en él , sin embargo al pisar uno sin querer, descubrí que mi mala espina estaba justificada. El camino llevaba hasta una puerta, pero al intentar pasar, pude ver cómo la puerta y el marco se deformaban, cómo si alguien estampara algo del otro lado, y al entrar, encontré a una NMC, con la cabeza aplastada, y otra bomba.

Tras sacar de su miseria a la pobre criatura, seguí el único camino libre, el cual llevaba al techo y al helipuerto, pero al llegar hasta donde debería estar la plataforma, parecía ser que ésta estaba arriba, por lo que decidí volver a buscar a Rupert, sin embargo, antes de llegar a la escalera, me topé con el mismo tipo enorme, quien se identificó como un cazador de NMC. Y cómo si estuviera jugando, me enseñó un detonador, dando a entender que podía volarnos en pedazos en el momento que quisiera, por lo que me vi forzada a enfrentarlo, aunque no fue lo mismo que enfrentar a una NMC, sobre todo porque tenía esa espada enorme (seguramente para compensar algún complejito) y un lanzagranadas en su mochila, sin embargo, los cables eléctricos adyacentes me ayudaron mucho, y al final el tubo de vapor caliente fue la cereza del pastel, el pobre malvado quedó con parte de su máscara rota, se trepó de un salto a una de las luces, y me retó a seguir nuestra lucha en el helipuerto. Al bajar la plataforma, la tomé y me encontré con ese gorila, le exigí el detonador pero se limitó a decirme que ya no tenía tiempo para “jugar” conmigo, y se largó, dando un gran salto al edificio contiguo, ¿cómo rayos había hecho eso? Justo en eso, Rupert me alcanzó, y lo puse al corriente, pero también me mostró el detonador de la bomba, el cual se le había caído al tipo ese, sin embargo, antes de que pudiéramos hacer nada, las cargas comenzaron a explotar, Rupert me dijo que él no había tocado nada, y le creo, alguien debió tener otro detonador, pero ya no importaba, el helicóptero del que habló HAL vino y nos recogió justo a tiempo, cuando la torre Akropolis quedaba en ruinas, muriendo personas que aún estaban en los pisos inferiores.
Mi poder solo es igualado por mi propia capacidad de autodestruirme, pero ni siquiera eso me puede detener. "Ill be back, I allways do it."

Imagen

Avatar de Usuario
R-850-A
Zombie Nv2
Mensajes: 500
Registrado: 18 Jun 2006 23:46
Puntos de Vida: 10 de 10
RE Favorito: Resident Evil Revelations
XBOX GamerTag: R 850 A
Ubicación: En los servidores de cómputo de Umbrella, sus edificios de oficinas, dormitorios, en todas partes.

México Masculino

Re: DIARIO DE AYA

Mensajepor R-850-A » 30 Ene 2015 21:26

Hola de nuevo a todos los RESHidentes que siguen atentos a este escrito. En esta ocasión os traigo la parte equivalente al 5 de septiembre del 2000, y desde la perspectiva de Aya, hago referencia a un puzzle que seguro les dio más de un dolor de cabeza a quienes jugaron Parasite Eve 2 por primera vez y sin guía.

Enjoy

5 de septiembre

Tras rendir nuestro informe a HAL, decidió mandar a otros a examinar los restos de la torre en busca de cualquier NMC que hubiera escapado, Rupert fue mandado a casa hasta que sane su brazo, ¿y a mí? me mando a buscar ovnis al desierto de Mojave, parece ser que en un poblado llamado Dryfield hubo un avistamiento de NMC, curiosamente es otra criatura sin clasificar, parece una especie de caballo mutante, sin embargo la foto no estaba clara. Tras ir a casa a dormir un par de horas, volví a la oficina a preparar todo para mi viaje, y de paso volví a checar los documentos que me dio HAL, entre éstos la foto de la criatura, la orden de cateo, un mapa de la región, ¿y cómo no?, el manual de procedimientos. Creí que HAL me estaba sacando del caso de la torre, pero en eso llegó Pierce con el implante que traje, lo llevó a analizar, y tenía arena, pero no de cualquier lugar, era del desierto de Mojave, el buen Pierce me hizo el día. Una vez lista y tras pulirme un poco en el polígono de tiro, puse rumbo hacia Mojave.

Al llegar al lugar, que más bien parecía una parada en medio de la nada en lugar de un pueblo, era más que obvio que no había nadie, en otras palabras, un pueblo fantasma. Me reporté con HAL, y me indicó que lo primero era obtener información de los locales, solo esperaba que quedara alguno vivo. Al proceder al motel, ni bien entré al área, me encontré con una criatura cómo la de la foto, era bastante grande y bastante fea, y casi me embiste, por fortuna logré acabar con ella, sin embargo, algo que llamó mi atención, fue que tenía piezas metálicas en la espalda cómo las criaturas de la torre. Tras checar el motel y solo hallar dos habitaciones abiertas (y más NMC sin identificar), avancé más adentro, hallé más de esos “caballos”, y dentro de los sanitarios a una local, que desafortunadamente se transformó cómo la “chica” de la torre, pero por alguna razón no era tan grande, tras eliminarla, hallé unos grafitis escritos con letras rojas en un papel pegado en la pared, que al menos en ese momento, no tenían coherencia para mí. Al seguir avanzando, hallé un bar, sin embargo estaba cerrado, por lo que volví sobre mis pasos, y hallé un acceso cerca de una de las habitaciones en la planta baja.

Al entrar, encontré una especie de callejón sin salida improvisado, alguien trató de fortificar el lugar, y en eso, hallé la puerta trasera a un taller de autos. Cuando entré, sufrí de lo lindo para mover la plataforma hidráulica donde estaba un auto, para tener acceso a la siguiente área (por fortuna pude abrir una reja adyacente para no tener que repetir el proceso), de donde creí oír algo. Al entrar, me recibió un hombre con una escopeta, aunque creo que su desconfianza inicial estaba algo justificada. Tras identificarme y preguntarle sobre la situación, bajó su arma, y me informó de la muerte y huida de algunos residentes, parece ser que él es el único que se quedó a defender el lugar, Dryfield no será mucho, pero es su hogar, respeto que el hombre tenga las agallas para defenderlo, llegué a creer que era un viejo gruñón, pero me recuerda a Daniel, me dio la llave de uno de los cuartos del motel, el No. 6, y cuando nos presentamos se identificó como Gary Douglas, pero cuando le dije mi nombre, le pareció familiar, acto seguido me dirigí hacía allá, mientras se iba a patrullar.

Tras eliminar más NMC (para el caso eran escorpiones enormes pero no tanto como los de Nueva York) llegué al cuarto No. 6, el cual estaba en la segunda planta, y al entrar, que diferencia con los otros que revisé, aparte de que no estaba infestado, tenía mobiliario más que decente, un baño funcional, y por si fuera poco, una TV nueva, por no mencionar un teléfono. Me reporté con HAL, y al ir a echar un ojo por el balcón, alcancé a ver la torre de agua, y a alguien ahí, podría haber tenido información, por lo que aproveché que había una escalera adyacente para bajar y averiguarlo.

Ni bien bajé, hallé más de esos “caballos” cavando debajo de la reja alrededor de la torre, creo que sabían de la persona arriba e iban a tratar de alcanzarla, pero acabé con ellas, y me percaté de una palanca, la reja estaba cerrada, por lo que deduje que era el interruptor para abrirla, la moví, y empezó a sonar una alarma, entré lo más rápido posible, se cerró la puerta, y para variar, aparecieron más caballos. Una vez los eliminé, bajó la escalera de la torre, debió ser el tipo atrapado allá arriba, y cuando nos encontramos, me salió con que no disparó por miedo a darme, se identificó como Kyle Madigan, y parecía saber que son las NMC y sobre MIST, cuando le pregunté quién era en realidad, se identificó como un detective privado de Los Ángeles que había venido a investigar un refugio cercano, y al cuestionarle que había ahí, me habló de la confidencialidad investigador-cliente, aunque de todos modos me dijo que no sabía nada al respecto, y que las criaturas le habían destruido el auto, por lo que llegó caminando hasta aquí. En fin, se veía que estaba preparado para una balacera, y me propuso que trabajáramos juntos, a lo que estuve de acuerdo, de inmediato se fue, parece ser que para seguir investigando. En ese momento pensé que el tal Madigan era un completo idiota.

Antes de volver a bajar, pude ver todo el pueblo, y al camión del señor Douglas, parecía ser que había vuelto de su ronda, y pensé que sabría algo del refugio que mencionó Madigan, y tras eliminar más NMC’s sin clasificar (entre estos unos moscos gigantes) y pasar por el bar para ver si encontraba (y vaya que si lo hallé) algo para sacar una llave que el señor Douglas dejó en una rendija, volví al taller, y de ahí a un camino de tierra, con una reja en dirección a las montañas, y varios autos en desuso, además de un perro. El camino llegaba hasta un viejo remolque que, aunque se veía que hacía mucho no tenía ruedas, no se veía en desuso, toqué la puerta y escuché al señor Douglas invitándome a entrar.

Ya adentro, pude ver que si llegara a estallar una tercera guerra mundial o de plano pasara cómo lo de esa ciudad del medio oeste que bombardearon hace casi dos años, el señor Douglas estaría más que preparado, tenía una gran colección de armas, todas bien cuidadas y acomodadas cómo en una exhibición, M4A1, P229, MP5, rifles y pistolas al por mayor, pero no tuve que preguntarle al señor Douglas si podía usar alguna, de algún modo Pierce se comunicó con él e hicieron un trato, BP’s por armas, con pago posterior por supuesto. Al preguntarle sobre el refugio que mencionó Madigan, Douglas me dijo que era propiedad de una milicia que se preparaba para el invierno nuclear, pero fue comprado por una compañía, y parece ser que estaba en las colinas, sin embargo la conversación se cortó por un grito que venía de una casa vacía adyacente al minisúper, Douglas me dijo que había tapeado el lugar para que no entrara nadie, creí que era algún turista, y fui a revisar. El señor Douglas me dijo que el dueño del minisúper no le dejó la llave, pero se podía llegar por el acceso al sótano, al cual se podía alcanzar bajando por el pozo detrás del taller, quiso acompañarme, pero le dije que estaría bien por mi cuenta, aun así, mandó a su perro Flint para guiarme.

El perro era en verdad listo, me llevó hasta un carrete de cuerda metálica, y de ahí hasta el pozo. Al checarlo, oí el gruñido de solo Dios sabría, pero la persona en la casa estaba en peligro, así que coloqué la cuerda y bajé, ya abajo, mojé un poco, pero llegué hasta una escalera que llevaba a una puerta de reja, y ni bien entré, me encontré con otra NMC desconocida, una especie de araña gigante (nada que ver con la del hospital) que podía hacerse invisible. Tras darme muchos problemas, finalmente el ente cayó, gracias a mi habilidad cómo tiradora y a mis poderes, de ahí llegué al acceso a la tienda, y tras eliminar más NMC’s sin clasificar, finalmente llegué hasta donde se oían los gritos, pero la puerta estaba cerrada, intenté encontrar una forma de llegar desde la casa contigua, pero lo único que encontré fue un armario, que parecía atornillado a la pared. Hice un rápido viaje de vuelta al tráiler del señor Douglas para pedirle alguna herramienta, y volví a la casa, desatornillé el armario, y vi más grafitis cómo los del baño, y de ahí fui a la casa vacía, pero no tenía idea de lo que me esperaba.

Al entrar, me encontré con la persona que gritaba, era una mujer, y por alguna razón le faltaba un ojo, pero antes de mediar una palabra, la pobre cayó al suelo mientras un río de sangre le brotaba de la espalda y ella lanzaba un grito desgarrador, el responsable era ese gorila que antes vi en la torre, pero no era todo, el cuerpo de la mujer comenzó a disolverse, seguramente estaba por convertirse en NMC, pero eso no quitaba el hecho de que ese bastardo había matado personas en la torre, y tras un intercambio de palabras, nos enfrascamos en una lucha nuevamente, solo que ahora tenía más espacio para maniobrar.

Sin embargo, al final de dicha lucha, mencionó a Eve, pero por cómo lo hizo, pareciera que hablara de ella cómo si aún existiera, de pronto, me volví a sentir cómo en el Chrysler, el tipo ese se incendió, y todo quedó a oscuras, ¡¿de qué rayos estaría hablando?! ¿Eve habría encontrado otro cuerpo donde habitar, o algo peor? Lo siguiente que vi fue a una niña, no tendría más de diez años, estaba sujeta con correas a una especie de mesa de operaciones, y de repente, los focos de la lámpara encima de ella se rompieron uno a uno, las correas quedaron reducidas a cenizas, y la niña se fue, pero lo más extraño, es que la niña se parecía a Maya, y a mí.

Lo siguiente que recuerdo fue presentir peligro, de inmediato todo se aclaró, y la mano de alguien comenzó a incendiarse, ese alguien tenía un arma, y cuando “apagué” su mano al soltar su arma, agarré la mía y le apunté. Esa persona resultó ser Madigan, el mismo idiota al que salvé antes, al darme cuenta, ya era de noche, solo Dios sabía cuántas horas habían pasado. Según Madigan, el señor Douglas le dijo a donde había ido, y datos del refugio que no me pasó debido a lo que vine a esta casa vacía en primer lugar, cuando le pregunté por ese gorila, Madigan me dijo que solo estaba yo. En cuanto a lo que le contó Douglas, está el que el nido de las criaturas está en el susodicho refugio, y está bastante retirado, ni modo, le iba dar un aventón a Madigan para poder avanzar en esta misión, sin embargo al llegar a la estación de servicio anexa al minisúper y tras matar más criaturas, cuál fue mi sorpresa al encontrar más NMC’s sin clasificar, ¡masticando mi pobre auto! Aunque los eliminamos, a mi pobre Sedán recién reparado era pérdida total.

De pronto recordé que el señor Douglas tenía una camioneta, y tras reunirme con él (para su alivio), me dijo que su vehículo estaba goteando aceite, pero podía repararlo, sin embargo necesitaba combustible, y con que llevarlo, por lo que me dio la llave de la recepción del motel, para buscar la llave maestra del lugar. Una vez ahí, me encontré unos memos en la pared, para poder abrir la caja registradora, pensé que lo había escrito el administrador, pero al no encontrar la llave, supuse que estaría dentro de la caja registradora, así que tras una rápida investigación, di con la clave, y efectivamente, ahí estaba la llave maestra, sin embargo, lo que más llamó mi atención fue el libro de invitados, aunque se veían espacios en blanco, me fijé que las hojas de los tres primeros meses de 1998 estaban llenos, en ese momento, creí que solo era una coincidencia. Un lugar en donde podría estar la lata para la gasolina, era el ático en el segundo piso. Mi corazonada fue acertada, aunque no fue fácil salir de ahí, en parte gracias a versiones “miniatura” de la araña gigante del refugio bajo el pueblo. Una vez llené la lata, se la lleve al señor Douglas, quien todavía tardaría un poco más en reparar el camión, por lo que me sugirió que descansara un poco, y la verdad, a pesar de haber estado inconsciente por horas, no era lo mismo que descansar, sin embargo, tenía que avisarle a Madigan, y no sé porque, presentía que lo hallaría en el bar.

Ya ahí, he visto al tipo bien quitado de la pena, bebiendo, aprovechando que el dueño no está (seguramente fue el cadáver casi momificado que hallé antes), le dije del camión del señor Douglas, y Madigan me salió con que finalmente podría hacer su trabajo, tomando en cuenta que no había hecho una maldita cosa, sin embargo, eso no era del todo cierto, ya que tenía información sobre el refugio: parecía ser que la corporación que compró el lugar, llevó muchos materiales de construcción, y fertilizante, ¿para qué? solo Dios sabe. A pesar de ser un tanto odioso, Madigan me convención de dejarlo acompañarme. De ahí volví al cuarto seis, y decidí tomar el consejo del señor Douglas, me puse cómoda y me fui a dormir, no sin antes reportarme, Jodie tomó la llamada, no estaba HAL, y Pierce estaba cómo oso en jaula, pero por alguna razón, ya no estaba a la vista.

Por alguna razón, volví a soñar con la chica que vi antes, solo que esta vez, estaba en un lugar digno de una película de ciencia ficción, y estaba siendo rodeada por seres cómo el gorila que enfrenté antes. De inmediato me desperté, sudando. Sentí que necesitaba relajarme, y fui a tomar una ducha, y aunque si me relajó bastante, cuando acabé, sentí que temblaba la tierra, por lo que salí rápido de la ducha a vestirme. Los ladridos de Flint confirmaron mis temores cuando una NMC más grande que un elefante hizo acto de presencia, y lo peor, es que tenía un lanzallamas en la boca. Douglas entró en la lucha con su escopeta, y el ser casi lo rostiza.

Y hablando de malas parodias, un fan de godzilla que conozco estaría realmente furioso por eso, esa cosa no era tan grande cómo esa lagartija, pero no por eso menos peligrosa, en más de una ocasión casi me achicharra, y si no era eso, a nada estuvo de dejarme cómo estampilla, afortunadamente me había preparado con un lanzagranadas que le pedí al señor Douglas e invoqué una PE, lo que hizo menos problemática esta lucha, sin embargo, cuando lo dejé sin parte de la cara, sus ataques se volvieron más agresivos, tuve un mal presentimiento, y me apuré a terminar con la NMC. Tras unos dos minutos, el ser lanzó un fuerte grito, y finalmente se disolvió, no sin antes llevarse parte del piso donde estaba yo, forzándome a tomar la ruta larga hacia la planta baja, para saber si Douglas y Flint estaban bien. Afortunadamente, el señor Douglas y Flint estaban bien, algo raspado, pero vivos los dos, el hombre aprovechó para darme las llaves de la camioneta, ya estaba lista, aunque también me pidió que lo viera en su tráiler antes de irme al refugio, porque tenía algo para mí.

Cuando me dirigí hacia allá, me encontré a Madigan en el garaje, considerando que brilló por su ausencia cuando pseudo godzilla casi me mata, pero resultó que salió del pueblo para obtener información sobre el refugio: resultó que los responsables de comprar ese lugar también estaban combinando las neo mitocondrias que originaron esas NMC’s con un vector viral, capaz de pasar sus genes a las células reproductoras, lo que podría ocasionar una pandemia capaz de convertir el mundo en un infierno, en otras palabras, es cómo si a un maniático en un lugar público le dieran un arma automática. Rápidamente me reuní con Douglas para rearmarme, y me regaló un arma de mano, una M950, la cual presiento me hará falta para lo que sigue. Antes de volver con Kyle, me reporté con HAL una vez más, y parece ser que Madigan estuvo en la fuerza aérea cuatro años, y en verdad trabaja en una agencia de detectives en Los Ángeles, tal parecía que podía confiar en él. Ya lista me reuní con Madigan, cargué lo que necesitara en el camión, y me pareció bien dejarlo conducir, de todos modos me dijo que más o menos sabía dónde estaba la entrada. En ruta ya, no teníamos idea de lo que seguía, nada, ni siquiera lo del Chrysler me había preparada para eso.
Mi poder solo es igualado por mi propia capacidad de autodestruirme, pero ni siquiera eso me puede detener. "Ill be back, I allways do it."

Imagen

Avatar de Usuario
R-850-A
Zombie Nv2
Mensajes: 500
Registrado: 18 Jun 2006 23:46
Puntos de Vida: 10 de 10
RE Favorito: Resident Evil Revelations
XBOX GamerTag: R 850 A
Ubicación: En los servidores de cómputo de Umbrella, sus edificios de oficinas, dormitorios, en todas partes.

México Masculino

Re: DIARIO DE AYA

Mensajepor R-850-A » 02 Feb 2015 09:19

Saludos a todos los RESHidentes que siguen al pendiente de éste post, y bienvenidos a la parte que corresponde al 6 de septiembre en la historia de Parasite Eve 2, contada desde la perspectiva de Aya. Cómo esta parte es la más larga del juego, la pondré por partes. Ojalá les guste.

6 de septiembre

Madigan nos llevó hasta la entrada de una mina supuestamente abandonada, que por alguna razón tenía luces encendidas en la entrada, pero ni bien bajamos del camión, esos caballos nos atacaron y uno se le fue encima a Madigan, le dije que se adelantara mientras me encargaba de esos entes, por fortuna pude hacer que la mayoría se bajaran a escupir por un barranco adyacente, aprovechando que una vez que se lanzan a embestir, no pueden cambiar su dirección. Con los caballos muertos, me adentré en la mina, y además de hallar más entes, hallé dos caminos, uno tras recorrer un túnel con carros volcados que llevaba a un puente al que le faltaba un tramo, y otro con un carro que no se movía. Al mover la palanca del carro, este se soltó y acabó al final de un corto túnel sin paso, y justo ahí, yacía una tabla de madera lo bastante resistente para soportar mi peso, la cual usé para poder cruzar el puente, ya del otro lado, encontré una puerta que estaba cerrada, parecía ser que tenía algún mecanismo electrónico para abrirla, por lo que busqué en la caseta de vigilancia cercana para ver si encontraba una forma de abrirla. Ya dentro, encontré chocolates Z&Z, y un switch que tenía un conector, tras ponerlo en otra clavija y activar el switch, escuché que se desbloqueó la puerta, y me dirigí para allá.

Tras pasar por la puerta, llegué a creer que Madigan estaba ahí, pero lo que encontré, fue a uno de esos caballos, sin embargo, por el tamaño parecía ser el papá de todos ellos, y se las arregló para darme mucha pelea. Algo que me ayudó fue que había barriles con combustible alrededor, facilitándome el derrotarlo, al menos al principio. Cuando se estaba disolviendo, encontré un conector cómo el que coloqué antes, y el arma de Madigan, de pronto temí lo peor, pero en ese mismo instante, ese caballo monstruoso se levantó, y casi cómo una versión mutante de Freddy Krueger, se lanzó contra mí, de forma más agresiva que antes, y por nada casi me mata, sin embargo logré usar los barriles restantes para finalmente acabar con esa aberración, y mientras se derretía, recordé sobre lo idiota que creí que era Kyle, pero por alguna razón no podía dejar de pensar en él, cómo si… cómo si sintiera algo por él.

Ni bien ser se disolvió, pude ver una motocicleta al fondo a mano izquierda de donde entré, era algo grande, pero lo que realmente llamó mi atención fue una funda, que resultó ser la misma de la espada de ese gorila, sin embargo, también había un control remoto en la moto, cómo los que se usan para abrir los garajes, pulsé el botón, pero no pasó nada, excepto que vi una descarga de energía proveniente de unos cables cercanos a una puerta entreabierta disfrazada de pared, y que estaban cortados, supuse que estaría implícito con el tablero que activé antes, así que regresé, pero ni bien salí, la puerta se volvió a cerrar, lo cual comprobé cuando volví a la caseta de vigilancia, y efectivamente, la configuración de la puerta cambió, seguramente cuando intenté usar el control, lo bueno fue tenía otro conector, lo que me permitió volver a abrir la puerta y de paso, la otra puerta. Ya listo, me dirigí hacia la entrada del refugio, y muy posiblemente, al vientre de la bestia.

Cuando entré, me encontré de nueva cuenta con una NMC araña gigante cómo la que hallé debajo de Dryfield, pero acabé pronto con ella, antes de llegar a un montacargas, que llevaba hasta debajo de la montaña. Ya abajo, un escalofrío me recorrió la espina, por alguna razón el lugar me parecía familiar, y no solo porque había armas automáticas defendiéndolo. Una vez que me las cargué, intenté entrar por lo que sería la puerta principal, pero estaba cerrada, la de un elevador cercano igual, dejándome solo la puerta que estaba a un lado, la cual afortunadamente estaba abierta. Ni bien entré a un pasillo en forma de L, hallé más de esas armas automáticas, y más NMC sin clasificar, esta vez en la forma de babosas, que entre sus particularidades estaba su resistencia a los ataques físicos, por lo que pensé que rostizarlos sería buena idea.

Al seguir avanzado, hallé lo que sería el almacén de suministros, con más de esas babosas, otro pasillo en L, y lo que sería las barracas del lugar, había lockers y literas, y valga la redundancia, los nombres en las literas corresponden a los nombres de personajes de las historias de 2001 y 2010, entre éstos, Bowman y Floyd, (en una de estas literas estaba una copia del escrito sobre la teoría de Maeda tras lo de Nueva York) por no mencionar un servidor, y una biblioteca. Al acceder a la siguiente área, me encontré en el pasillo principal del lugar, pero descubrí porque me parecía familiar, ¡es el mismo pasillo donde vi a esa niña!

Tras eliminar más criaturas, terminé de revisar los cuartos con puertas abiertas, encontré una especie de congelador donde había tipos cómo el gorila que enfrenté en la torre y Dryfield, un acceso a un estacionamiento, pero la puerta estaba cerrada, y finalmente, un arsenal al lado de las barracas, y dentro una máquina expendedora de armas cómo en MIST, que leía el contador de BP en mis lentillas, pero eso no era todo, al revisar el almacén de municiones, la puerta estaba bloqueada con una cerradura electrónica, con un borde para pasar tarjetas llave, de pronto recordé la tarjeta que ese SWAT había dejado, y al usarla, desbloquee la puerta, dando a entender que ese disque SWAT trabajaba ahí. Después seguí adelante y encontré una sala de esterilización, aunque los lockers con los trajes herméticos estaban bien cerrados, la pantalla adyacente mostró todo limpio, y tras entrar y llegar a la siguiente área, hallé un pequeño pasillo con un interfono y una caja, aproveché para reportarme al cuartel, y entré por la única puerta por la cual continuar, sin embargo, pasó algo que me estremeció.

Ni bien entré, volví a ver a esa niña, solo que esta vez no era un sueño, fue más cómo un deja vu, la niña entraba a ese mismo pasillo, y parecía ser que tenía poderes cómo los míos, ya que alguien que trataba de entrar, dijo que la niña había soldado la puerta con su poder, y de inmediato, la niña salió corriendo, entró a una puerta a mano derecha, y luego, ante ella estaba un enorme capullo que solo Dios sabía había dentro, quién o qué era ella, aún estaba por averiguarlo. Cuando todo se aclaró, traté de checar la misma puerta por la que fue, estaba particularmente reforzada, y cerrada además, dejándome solo la puerta de otro montacargas, que llevaba abajo, y ya ahí, me encontré en un pasillo parecido al de arriba, y al seguir, me encontré en lo que sería un canal de aguas negras, y más NMC sin identificar, que para variar eran acuáticos, y podían lanzar electricidad. Tras eliminar a esa criatura y pasar a la siguiente área (una parecida a su equivalente arriba), enfrenté más de esos entes, y hallé otras dos puertas a mano izquierda, y dos plataformas que iban a niveles inferiores, una de ellas llevaba a un ascensor bloqueado con más armas automáticas (y en donde sentí una fuerte barrera que hubiera seguramente hubiera incinerado a cualquiera que tratara de entrar, incluyéndome), y la otra no funcionaba, mientras de las puertas, solo la primera estaba abierta, la cual era en donde almacenaban animales.

Ya adentro, hallé unas notas junto a las listas de alimentos, parecía un registro desde principios de año (valga la redundancia otra vez), parece ser que una de las investigadoras se lamentaba el no haberle dado suficiente agua a una chimpancé llamada Sheez, lo cual había causado su muerte, y otro investigador experto en mitocondrias llamado Bowman (encontré una nota en su locker arriba en la que se despedía de todos y todos, y por un momento me recordó a Hans Klamp) a quien le parecía irrelevante la muerte del pobre animal, el cual acabó en el incinerador, además de su mención a algo llamado soldados Golem que quedaron congelados en ese mismo refugio, seguramente se refería a los otros gorilas que encontré arriba, aunque todo eso quedó opacado cuando al leer más descubrí que el mismo Bowman se había ofrecido para que le inyectaran mitocondrias, convirtiéndolo en algo llamado ANMC, y tal parece que más adelante atacó y asesinó a la investigadora. Al revisar más, encontré todavía más horrores, chimpancés en los que se habían desarrollados experimentos que enfurecerían a la gente de PETA, fue tan terrible que no quiero recordarlo, quienes estén haciendo son unos enfermos. Al avanzar más, llegué a otro pasillo en forma de L, pero ni bien voltee a la derecha, una criatura enorme salió del techo estando de cabeza y me golpeó en un costado, me sentí cómo la primera vez que me dispararon llevando chaleco antibalas, pero lo más perturbador, fue que esa NMC sin identificar, o ANMC, podía hablar, y me dijo que moriría pronto, y se largó por el agujero en el techo, seguramente hacía el pasillo de arriba, por lo que de inmediato me puse a seguirla.

Aunque encontré más de esas ANMC a la salida, no fueron problema, pero ni bien traté de volver a pasar por el cuarto de esterilización, se activó el proceso de descontaminación, y la puerta siguiente estaba cerrada, el líquido que esa cosa escurrió cuando me golpeó seguro tuvo que ver. Sin más opciones, me arrojé por el conducto de desechos, acabando en el basurero del complejo (al menos eso creí que era), dándome un buen golpe. Al incorporarme, tuve un mal presentimiento, justo cómo los personajes de esa película que Pierce no deja de mencionar y de la que sacaron una precuela el año pasado, los protagonistas tenían que escapar por el conducto de desechos, los atacaba una criatura, y para variar, más malas parodias y deja vus espantosos, una enorme ANMC surgida de entre la basura apareció por detrás, y tenía la asombrosa habilidad de aspirar todo a su alrededor, y todavía lanzar basura al aire a modo de morteros, y para más inri, podía lanzar criaturas a modo de minions.

Tras unas cuantas granadas bien disparadas y el buen uso del PE, logré, cuando menos aturdir a la criatura, la cual cayó tan fuerte en el piso, que activó una consola, y desbloqueó una puerta en una puerta más grande, de inmediato salí de ahí, pero debí saber que eso solo era un intermedio, ya que la puerta principal se abrió, y la criatura entro, con el único fin de perseguirme y engullirme, y para colmo de males, mis armas apenas lo dañaban, por lo que traté de llegar al otro extremo, aunque encontré un hueco en el suelo y un pedal que activaba una plataforma dentro del susodicho dentro de otro a mano izquierda. Tras activarlo y evitar ser engullida, la plataforma se elevó y pude llegar al otro lado, donde hallé otro hueco con un pedal, y tras activarlo, la pobre bestia quedó compactada, sin embargo, mi alivio se transformó en preocupación cuando sonó una alarma, la secuencia de incineración se activaría en cinco minutos, y solo había una puerta al final de ese lugar, para variar cerrada, o eso creía, había una luz verde arriba de la puerta, lo que significaba que solo podía abrirse del otro lado, y tras tocas algunas veces, escuché golpes del otro lado, y la puerta se abrió, alguien me había salvado de morir incinerada, pero al principio no podía creer quien lo había hecho: Kyle.

Por increíble que fuera, Kyle estaba vivo, parece ser que los “caballos” lo tiraron por el hueco cuyo puente crucé antes, y solo sobrevivió porque uso a esas cosas de colchón. Según el me salvó porque no le gustan las chicas muy bronceadas, pensé en gritarle, pero me había salvado la vida, y por alguna razón, le gustaba cómo sonrío, acto seguido, Kyle me sugirió que nos fuéramos de ahí. Tras avanzar un poco aparte de hallar más ANMC acuáticas y otras “mutiladas” cómo las que escupía ese bocazas gigante, hallamos dos paneles, uno para soltar el agua, y otro para desbloquear la puerta, el primero era para poder seguir avanzando, y el otro era de una puerta bloqueada, que curiosamente, llevaba a donde había bajado antes de enfrentar a ese gorila, y de vuelta a Dryfield (cabe mencionar que los pude activar tras resolver un acertijo, para variar). Tras avanzar más, llegamos de nuevo a la puerta que llevaba al incinerador, pero sentía que debía volver a Dryfield. Ya en el acceso del pozo, escuché ladrar a Flint. Kyle y yo nos separamos, mientras veía si el señor Douglas estaba bien, el decidió seguir investigando el refugio.

Al salir del pozo, Flint me insistió para que lo siguiera, y me llevó directo a la torre de agua, donde encontré a más de esas criaturas cómo mosquitos gigantes, alrededor de Pierce, ¿qué rayos estaba haciendo ahí?, tras eliminar a las criaturas y comprobar que Pierce no estuviera muerto (por un momento casi lo creí), me dijo que había venido a salvarme, pero esas cosas le chuparon algo de sangre y no tenía buena pinta, aunque antes de perder la consciencia, me dio las llaves de su SUV. Tras checar el vehículo, tomé pertrechos que pensé me vendrían bien, y tras llevarle tres bolsas de hielo, Pierce ya se podía mantener en pie, le dije que fuera al cuarto seis a descansar, y de ahí fui a ver al señor Douglas, quien no solo estaba bien, también había traído algunas armas adicionales que pensó que me gustarían, entre éstas una escopeta de combate que me vino de perlas. Antes de volver al refugio, me volví a reportar con Baldwin, y parece ser el refugio era de una secta que perdió fieles hace 15 años tras el fin de la guerra fría, quedando a medio construir y pasó de dueños desde entonces, le pregunté si podía mandar refuerzos, pero parece ser las NMC que sobrevivieron la destrucción de la torre se ocultaron en un hotel cercano y todos los demás cazadores excepto Rupert habían ido para allá, de momento, estaba por mi cuenta.

Ni bien volví al refugio, me dirigí al ascensor que encontramos antes, lo que me facilitó poder volver a los niveles superiores, y de pronto recordé a esa ANMC que me atacó antes de mi “aventura” en el incinerador, y tenía una muy buena idea de donde estaba. Tras volver a las barracas y al pasillo en forma de L, encontré a esa cosa, y me salió con galimatías cómo las de Eve cuando me reclamaba por qué ayudaba a los humanos. Aunque si era una criatura de cuidado, no fue tanto problema acabar con ella, lo que si llamó mi atención, fue la tarjeta llave que hallé una vez el ser se disolvió, había descubierto el destino final del tal Bowman.

Cuando fui a las áreas que no había checado antes por darle prioridad a seguir a esa ANMC, al final la tarjeta solo sirvió en la puerta al lado del ascensor en el nivel B2, y ya ahí, además de hallar otro pasillo en L con más armas automáticas, hallé más criaturas “mutiladas” en el siguiente cuarto, pero lo más perturbador, es que era el mismo cuarto que vi en mi sueño cuando estaba inconsciente, eso no fue un sueño, entre otras cosas, estaban los rayso X del cráneo de un infante, y aunque en la placa decía que tenía un año tres meses, el desarrollo era de un infante de diez años. De las dos puertas en ese cuarto, una llevaba al otro pasillo en L donde hallé a Bowman, y la otra llevaba a un laboratorio, y ahí, aparte de tener una mesa estéril, hubo más cosas que llamaron mi atención, una de ellas platos de Petri donde había cultivos de células, todos rotulados, los primeros tenían escrito “Eve” (hablando del legado de Klamp), pero no era todo, había otros con mi nombre rotulado, y no era todo, también hallé tanques con fetos humanos, cada uno con diversas deformidades, (un feto relativamente normal pero con cuatro ojos, un feto con órganos artificiales, y el último era una niña de piel pálida con dedos larguísimos) ¡¿que estaban haciendo ahí?! También había una computadora operacional ahí, aunque estaba infectada con un virus del que Pierce me había hablado, y tras revisar en un pizarrón sobre una revista de informática (la cual estaba en las barracas) y usar la cabeza, pude acceder al terminal.

Al acceder, había cinco opciones, las primera tres eran clasificadas, la cuarta era el programa de visitantes, y la última era salir, elegí la cuarta, tras responder unas preguntas y elegir la opción de preguntas, descubrí más o menos lo que pasaba ahí, y no fue nada agradable. Las ANMC eran formas de vida experimentales creadas para algo llamado plan neotenia II, el cual era usar el poder de las neo mitocondrias para supuestamente revitalizar a la raza humana, y constaba de tres fases: obtener una muestra genética mitocondrial de igual o mayor capacidad a las que causaron lo de Nueva York, crear diversas ANMC’s, al usar las mitocondrias en sujetos de prueba y liberar el verdadero potencial de la humanidad con base en eso en los siglos por venir, mediante una evolución planeada. Al inquirir sobre los resultados, averigüé que la muestra se obtuvo en enero de 1998, crearon a las ANMC’s, pero hubo problemas ya que se les rebelaron, e intentaron controlarlas usando clones de la misma muestra, pero lo peor estaba por venir, cuando pregunté de donde obtuvieron la muestra, apareció una pantalla con mi nombre, ¡esos malditos usaron mis mitocondrias para crear a las ANMC’s!

Pero no tuve tiempo para deprimirme, el interfono sonó de repente, y al contestar, descubrí que Pierce estaba del otro lado de esa línea, ¡y en el refugio! Aunque le dije que descansara de algún modo se las arregló para llegar hasta ese lugar, infiltró los sistemas informáticos del refugio, y encontró algo que quería que viera. Envió los datos de la ubicación a mi GPS, y esto me llevó a la puerta reforzada que no pude abrir antes, y al entrar, hallé lo que sería la oficina de seguridad del refugio, y adyacente nada más entrar, el mismo capullo que vi en ese deja vu, y al acercarme, pude oír un leve latido, y nuevamente una voz dentro de mí, diciendo que había muchos parientes míos, para variar, otro escalofrío en mi espina.

Al reunirme con Pierce, aparte de que le leí la cartilla, me mostró una serie de monitores con pantallas táctiles (hablando de Star Tripp), y en una de ellas se veía el laboratorio en donde estuve (así me halló Pierce) y en otra algo que al principio creí que era el exterior, pero que resultó no solo estar dentro, sino estar implícito con el enorme capullo que vi antes. Dicho lugar era un invernadero subterráneo llamado Neo Ark, y por lo que me mostró Pierce, había un campo electromagnético ahí, generado por la misma fuerza que le permite crecer a la ANMC dentro de ese inmenso capullo, era la aplicación asesina que mencionó Kyle. Por fortuna, detener a lo que generaba la barrera era una opción, y para ayudarme en mi nuevo objetivo, Pierce me devolvió el implante que me recogí en la torre, y el cual resultó ser un dispositivo de rastreo, todas las ANMC’s tenían uno, solo que el buen Pierce modificó el que me dio para poder distinguirlo en el mapa del lugar, sin embargo, la barrera generada en Neo Ark interfería con el sistema de rastreo. Tras ubicar el lugar y activar la plataforma que llevaba ahí, me puse en camino a Neo Ark, Pierce dijo que necesitaba revisar más cosas en el mainframe del refugio, e insistió que estaría bien, estaba en mis manos evitar el fin del mundo, una vez más.
Mi poder solo es igualado por mi propia capacidad de autodestruirme, pero ni siquiera eso me puede detener. "Ill be back, I allways do it."

Imagen

Avatar de Usuario
R-850-A
Zombie Nv2
Mensajes: 500
Registrado: 18 Jun 2006 23:46
Puntos de Vida: 10 de 10
RE Favorito: Resident Evil Revelations
XBOX GamerTag: R 850 A
Ubicación: En los servidores de cómputo de Umbrella, sus edificios de oficinas, dormitorios, en todas partes.

México Masculino

Re: DIARIO DE AYA

Mensajepor R-850-A » 04 Feb 2015 08:35

Saludos de nueva cuenta a todos los que siguen este post, justo cuando llegamos a la última mitad correspondiente al 6 de septiembre del 2000, que se desarrolla en el segundo disco de Parasite Eve 2.

Enjoy

Cuando llegué abajo, Pierce me comunicó que ya no podría seguirme en el mapa debido a la barrera. Al llegar al final del pasillo, me encontré en una especie de lobby, donde una voz automática daba la bienvenida cómo si de un centro de visitantes se tratara, Neo Ark tenía entre sus variaciones de clima, suelo y humedad, los de tundra, bosque tropical, savannah y de coníferas, y ahí mismo había una consola de información cómo las del museo de historia natural, el cual daba información tanto sobre lo que inspiró esto, cómo la forma en la que se crearon las ANMC, mientras Eve transformaba las mitocondrias normales en microorganismos de su especie, en este lugar las creaban al inyectar neo mitocondrias “controlables” en un vector viral, que eran inyectadas en sujetos de prueba. No sabía quién o quienes estaban detrás de esto, pero su concepción sobre las neo mitocondrias estaba bastante torcida.

Al avanzar con mi misión, además de pasillos con cristales para ver hacia los hábitats, hallé dos puertas principales, sin embargo, solo la que llevaba a la Savannah estaba abierta, y al salir, pude ver efectivamente que ese era el lugar de donde venían esos “caballos”. La senda adyacente me llevó a una especie de tumba similar a las de las momias, y otro acertijo, el cual tuve que resolver para poder abrir una puerta cerrada, en base a unas imágenes que encontré ahí mismo. Tras ver dentro de la tumba del faraón y enfrentar más criaturas (unas que de por si eran un dolor de cabeza), finalmente pude abrir la puerta de la siguiente zona, la cual por alguna razón parecía un cuarto generador, solo que el generador dentro, ¡era una enorme ANMC! La criatura estaba sujeta a una plataforma, y pude sentir la enorme cantidad de mitocondrias dentro, generando electricidad. A la hora de destruirla, tuve que eliminar tanto las armas automáticas adyacentes, cómo la computadora que controlaba su soporte vital, después de eso, no fue nada difícil destruir a esa criatura, sin embargo, aún sentía neo mitocondrias en gran cantidad, debía haber otra criatura a modo de generador, el problema fue que aunque estaba en la misma estructura, no podía llegar a ella, al menos desde donde estaba. Al volver al lobby en busca de pistas que me pudieran ayudar, la misma voz que me recibió anunció que se desbloquearía la otra puerta que revisé antes, por lo que puse marcha hacía allá.

Cuando pasé por la puerta, llegué a la zona de la jungla, y me encontré con el comité de recepción, ANMC’s cómo las de la torre y Dryfield, pero con cuernos. Tras eliminarlas, avancé por un pasaje submarino, desde donde vi más criaturas acuáticas, y tras seguir adelante, una plataforma que llevaba a una especie de puente móvil, y más jeroglíficos, o eso creía, eran parte de otro acertijo, eso ya se estaba haciendo cansado, pero era necesario para poder seguir. Tras volver sobre mis pasos hasta donde hallé a las criaturas “locales”, también hallé una puerta que llevaba a otro camino que conducía hasta una rueda que podía rotarse, y hasta una pirámide con placas en el su cima parecidas a las imágenes que vi antes. Luego de deducir el acertijo, la gran cabeza en la cima de la pirámide se elevó un poco, dejando ver una palanca en su cuello. Al accionarla, el puente se movió, permitiéndome llegar a una pequeña isla con más entes alrededor y una escalera que iba hacia abajo, hasta donde estaba otra mala parodia, pero de seaworld, y más ANMC’s acuáticas, y la mamá de éstas. Tras acabar con las criaturas, volví a la pirámide y volví a accionar la palanca, moviendo el puente otra vez, logrando llegar hasta el otro acceso al cuarto generador, y más entes. Luego de eliminarlos, intenté pasar por la puerta, pero estaba cerrada, y había una piedra con más jeroglíficos, un mapa del lugar, y un ascensor que llevaba a un lugar llamado nivel de experimentación Eve, mala señal, al menos en ese momento. Tras volver a la pirámide y volver a pisar las placas, la puerta del cuarto generador se destrabó, regresé allá, y me encontré con otra ANMC a modo de generador, con más autoarmas y una computadora. A pesar de que destruí a la criatura, aún sentía algo viniendo de más abajo, seguramente donde sentí la barrera antes de acabar en el incinerador.

Al volver arriba, tomé la otra plataforma, y efectivamente, la barrera había desaparecido, o al menos desaparecido lo suficiente para permitirme bajar por el ascensor, aunque unas bocinas enormes que vi antes por alguna razón estaban activadas y el sonido que emitían casi me estaba partiendo la cabeza, pero no lo permití. Ya en el ascensor, mientras más bajaba, más se estremecían mis mitocondrias. Al llegar al piso de abajo, hallé otra criatura, y más de esas bocinas, pero lo más extraño, fue hallar a la niña de mi sueño, la cual llevaba un extraño casco (que era parecido a ese amplificador de ondas cerebrales que me mostró Maeda una vez) y ni bien acabé con la criatura y las bocinas, ella salió huyendo. Al entrar en la siguiente área, hallé más bocinas y una ANMC cómo la que me atacó antes, solo que era casi tan grande como una casa, y la chica parecía controlarlo. Al destruir las bocinas, no fue tanto problema acabar con el ente, unas cuantas granadas bien acomodadas con algo de PE, y santo remedio, sin embargo la chica entró por otra puerta, pero antes de que fuera tras ella, Kyle se reagrupó conmigo, y me dijo que la chica estaba implícita con la misión, sacó su arma y entro al siguiente cuarto presto a acabar con ella.

Cuando Kyle estaba por acabar con la niña, le hice bajar su arma, algo dentro me decía que no estaba bien, por alguna razón, pude sentir un espíritu muy puro en esa niña, me acerqué a ella y le quité casco, el cual llevaba escrito la palabra “Eve”. Al ver su rostro, vi a la niña de mi sueño y mi visión, me vi a mi misma, ahora entendía lo que dijo ese gorila respecto a Eve, creí que era el mismo monstruo que enfrenté en Manhattan, pero no, quienes estén detrás de esto necesitaban a una reina ANMC para controlar a estas criaturas, y usaron mis mitocondrias no solo para crearlas, sino también a esta niña. Cuando me vio, se puso a llorar y me abrazó de inmediato, logré calmarla después un rato, y por alguna razón, comencé a sentir que recuperaba algo que me quitaron hace mucho tiempo.

Cuando Eve se calmó un poco, le expliqué las cosas a Kyle: los responsables detrás de esto provocaron que Eve desarrollara un instinto de auto preservación al educar sus emociones en base al miedo, y eso lo constaté al ver lo que había en su cuarto, cubos imposibles de apilar, una caja sorpresa con una cabeza deforme, dibujos de cadáveres carbonizados y pantallas dispuestas para abarcar todo el rango visual, parecía ser que también querían volverla una misántropa cómo la última Eve, sin embargo y gracias al casco, Eve pudo mantener control sobre las ANMC y crear la barrera alrededor suyo mientras pudo, truncando los planes de la organización detrás de todo esto, aunque, me preocupaba más el daño psicológico que esto podría acarrearle, tal vez la hayan creado en un laboratorio, pero no por eso Eve tenía menos derecho a vivir que cualquier otro ser humano, además ell no quería que la usaran ni la organización esa ni las criaturas. Kyle pareció comprender lo que le dije, sin embargo, dijo algo que me hizo poner cara de “wtf!”, el de algún modo sabía sobre las ANMC de la torre, pero ni tiempo tuve de preguntarle cuando sonó un teléfono en el cuarto, causando que Eve gritara asustada. Al levantar la bocina, Pierce estaba del otro lado de la línea, parecía ser que descubrió algo que necesitaba que viera para ayer, sin embargo la llamada se cortó de repente, me preocupó que algo le pasara, me reporté al cuartel y me encontré a Rupert, parece ser que estaban escasos de personal, y prometió mandar un helicóptero. Le comenté a Kyle sobre lo que pasaba, pero ni bien nos íbamos, se cortó la luz, y alguien lanzó una granada de gas, de repente aparecieron tipos cómo el gorila ese, pero en eso Kyle le disparó a una ventana de observación para que pudiéramos escapar, él se quedó atrás, y aunque puso el colchón para evitar que el gas entrara, no sirvió de mucho, ya que el cuarto de observación al que llegamos, se estaba llenando de gas, teníamos que salir de ahí, pero Eve no quería irse, estaba frente a un tanque parecido a los que vi arriba, y al ver dentro, hallé a una hermana de Eve, y mía también, le dije que su amiga quería quedarse ahí, y logré que me siguiera hasta una plataforma cercana. Una vez salimos de ahí, habíamos llegado a Neo Ark por el acceso al nivel de experimentación Eve, ahora las cosas tenían más sentido.

Lo malo fue que ni bien salimos, Eve se fue corriendo hacía el acceso sumergido, y cuando traté de alcanzarla, vi a las ANMC acuáticas flotando cómo si estuvieran muertas, debía saber que algo malo venía, lo que comprobé cuando al entrar al pasaje sumergido oí gritar a Eve, el gorila ese la había atrapado y amenazó con matarla si intentaba usar mis PE, el desgraciado le habló a alguien por un radio, se hizo llamar Número 9 y le dijo a alguien que preparara un helicóptero, para escapar llevándose a Eve y hacer solo Dios sabía, mofándose de que al destruir la barrera, le había hecho más fácil su trabajo. Cuando me dispuse a perseguirlo, hallé más criaturas medio muertas, y gorilas cómo el, algunos tenían una espada de energía donde debería estar un antebrazo, y si no era eso, era un lanzagranadas, o venían blindados, e incluso, había unos que se hacían invisibles, todos tenían una “G” en el hombro, al igual que el No. 9, esos debían ser los soldados Golem que mencionó la investigadora en sus notas, y debo admitir que no me hicieron nada fácil la salida de Neo Ark.

Al finalmente lograr llegar arriba, pensé que tal vez podría hallar a No. 9 y Eve desde la sala de seguridad, pero descubrí que no solo había más Golems esperando, alguien había reactivado las armas automáticas de antes, tanto en el pasillo principal que llevaba al laboratorio, cómo en el que llevaba precisamente a la oficina de seguridad. Cuando entré, no había ningún rastro de Pierce, por lo que fui a pedir ayuda al cuartel por teléfono, sin embargo, hallé una nota en el teléfono, era de Pierce, y la había escrito de prisa, aunque faltaba parte de la nota, descubrí lo que me quería decir: alguien estuvo pasando todos los datos que obtuvimos los otros cazadores de NMC y yo, y parecía ser que usaron la información para los experimentos que se llevaban a cabo aquí, además de que descubrió que HAL estaba en el ajo. Me comuniqué rápidamente con Jodie, y me dijo que se pondría de acuerdo con Rupert. No creí que aterrizaran un helicóptero en un espacio tan reducido cómo la entrada a la mina, así que ese gorila debió tomar otro camino, aunque solo quedaba el estacionamiento subterráneo. Tras desactivar las armas automáticas, puse rumbo hacía allá, aunque no estuvo exento de obstáculos. Una vez en el garaje, no fue tanto problema hallar la llave para un vehículo, aunque tras un fiasco y un jeep eléctrico azul que no me servía, hallé uno rojo al que si le entraba la llave, y fue solo cosa de abrir la compuerta para poder salir en el vehículo (que bueno que conservé la tarjeta de Bowman), sin embargo, mi viaje se terminó unas cuantas puertas antes de salir del refugio.

Para poder seguir, tomé un túnel peatonal que me llevó a dos Golems, y a la motocicleta de No. 9, y junto a ella, el osito de Eve que vi antes en su cuarto, además de otra puerta, que estaba bloqueada, por fortuna había otro acceso, el cual me llevó a un pequeño pasillo que me llevó hasta un enorme switch cuya clave ya había sido introducida y que me permitió desbloquear la puerta, el switch con la clave era (o al menos eso creía) evidencia de que ese desgraciado había pasado por ahí. Al pasar por la siguiente puerta, hallé a más de esos entes, y otra puerta con un panel adyacente. Ya eliminados los Golems, abrí la puerta y corrí esperando enfrentarme a 9 y poder rescatar a Eve, sin embargo lo que hallé fue a muchos de esos Golems, los cuales habían logrado salir gracias a un mecanismo especial anexo, llegué a pensar que si tenía que sudar la gota gorda para salvar a Eve, lo haría, y justo en eso, uno de los Golems preparó su espada de energía, y se lanzó contra mí, pero en eso, un disparo le atravesó la cabeza, y una granada reventó en pedazos a muchos de ellos, eran los Marines, y demostraron porque son lo mejor de lo mejor, los Golems serían muy peligrosos, pero los Soldados acabaron con ellos en segundos. Al acabar la balacera, un Marine se me acercó y me preguntó si estaba con MIST, me identifiqué y me pidió que esperara hasta que el oficial al mando llegara, para ponerlo al corriente.

Unas horas más tarde, los Marines ya habían asegurado los niveles superiores del refugio, aunque no los inferiores, puse al corriente al Tte. Grant sobre las neo mitocondrias y lo que pasó, y tras acabar de dar fe, un soldado fue a darle un reporte. Justo en eso pude sentir a Eve, estaba en el foso del capullo, y tenía puesto el amplificador de ondas cerebrales. El Teniente me reportó que no había rastros de Eve, No. 9, ni siquiera de Kyle o Pierce, y no porque no hubieran buscado bien, había una barrera cómo la destruí antes, justo en donde sabía que estaba Eve, le pregunté si podía ir a checar y dio su visto bueno. Antes de salir de la carpa que era su centro de operaciones, usé el interfono para reportarme con Rupert y me informó que estaba haciendo lo que podía para atrapar a HAL. Al salir, me encontré con Flint, quien de algún modo había logrado hallarme, y llevaba un tuvo en el cuello con una nota de Douglas, y algo que me serviría, pero no fue la única sorpresa, Jodie también había llegado, y me informó que Rupert y el FBI habían arrestado a HAL y a la directiva de MIST, además de confirmarme que efectivamente la organización había usado toda la información que habíamos obtenido en sus experimentos. Tras ponernos al corriente y decirle que le diera un break a Pierce, me preparé para ir a rescatar a mis amigos, y le di a oler a Flint el osito de Eve, para poder hallarla. Una vez de vuelta al estacionamiento, el interfono sonó, era el Teniente Grant quien me informó que habían recibido la orden de retirada, pero no iba a abandonar a mis amigos, cosa que el Tte. comprendía, por lo que me insistió que saliera a la brevedad, aunque se quedarían lo más que pudieran.

Antes de pasar al compartimiento estanco que llevaba al pasillo principal del B1, sentí algo al pasar por el congelador que vi antes, se me ocurrió checarlo, y hallé a Pierce dentro, lo desperté, y lo puse al corriente sobre lo que pasaba, además de que lo convencí de volver arriba y reunirse con Jodie. Seguí mi camino y al llegar a la sala de esterilización hallé algunos Golems muertos, pero no fue por los soldados porque uno yacía ahí también, herido pero vivo, sin embargo, todos presentaban evidencia de haber sufrido combustión espontánea, el amplificador de ondas cerebrales estaba implícito, debía rescatar a Eve y pronto, o posiblemente le pasaría algo cómo lo que le ocurrió al máximo ser. El soldado aunque herido, estaba consciente, y creía de forma errónea que había ocurrido una fuga de radiación, pero le informé que no era así, dejé a Flint para que lo cuidara y seguí mi camino hasta mi destino final.

Ya en la cámara del capullo, No. 9 y Eve estaban ahí, el casco brillaba y parecía que la ANMC dentro estaba por absorberla, Kyle también estaba ahí, cómo espectador. Cuando confronté a 9 sobre lo que pretendía, me dijo que llevaría a cabo algo llamado selección no natural, al hacer que la criatura absorbiera a Eve y así poder diseminar el vector viral con las neo mitocondrias, y transformar a todo el mundo en ANMC’s, y estaba muy empeñado en ello, incluso mandó a Kyle a que se “encargara” de mí. Kyle me salió con estupideces cómo las de la otra Eve en Liberty Island, sobre que la tierra era consumida por sus propios hijos, y que la humanidad evolucionaría en una forma de canibalismo, yo no podía creer que Kyle estuviera trabajando para ese gorila, y fue precisamente eso lo que me impidió atacarlo, y le permitió dispararle, por un momento creí que mi vida terminaba, pero no fue así. En efecto Kyle me había disparado, pero en el brazo, y acto seguido le disparó en la cabeza a No. 9 y a los tentáculos de la criatura, salvando a Eve, y quitándole el casco amplificador.

Cuando No. 9 le reclamó, Kyle solo le dijo que la humanidad merecía otra oportunidad, y justo cuando No. 9 estaba por ejecutar su venganza, el capullo lo succionó, terminando con su locura. Sabía que Kyle no podía estar trabajando para ese bastardo, y quedó claro cuando admitió que debió fingir estar de su lado, no se para quien trabaje en realidad Kyle, dudo que sea para una agencia de detectives, pero quienes sean sus jefes, quieren el fin del mundo tanto como yo, aunque no tuve chance de preguntarle, porque cuando pidió ayuda médica, Eve hablo, preguntando si unas luces en el cielo eran estrellas, Kyle las vio y me gritó que corriera. Ni bien habló Kyle, una luz intensa casi me cegó y apenas me permitió cubrirme, sabía que un arma cómo esa era posible, pero no que fuera tan potente, le dio de lleno al capullo y destruyó parte de la plataforma. Cuando pude incorporarme, escuché el llanto de un bebé y vi el capullo vació, lo que estuviese adentro había salido, pero no había rastros de Eve o Kyle. Cuando los llamé, solo Kyle respondió, y me dijo que Eve había caído donde la criatura, solo había una forma de rescatarla y esa era la otra puerta reforzada en B2, puse marcha hacia allá, pero me quedé preocupada por Kyle, él decía que solo se le había quemado la ropa pero sabía que era otra cosa. Después de usar mi PE para sanar mi herida, fui a B2, pero ni bien salí tuve que vérmelas con uno de esos Golems que se hacía invisible, y una vez lo derroté, pude aprovechar que la puerta estaba dañada para entrar, y ya dentro, vi a Eve colgando de los restos de la plataforma, pero antes poder tan siquiera intentar salvarla, la ANMC dentro del capullo apareció y arremetió contra mí.

Ese ser era enorme, ni siquiera la ANMC con lanzallamas o la que estaba en el incinerador lo eran tanto, y para hacer más difíciles las cosas, tenía más de dos tipos de ataques, uno de ellos era lanzar rayos desde la cabeza, gas desde los hombros, y por repulsivo que suene, orinarme encima, pero ninguno era nada en comparación con su aplicación asesina: tras dañarlo con mis ataques, su pecho se abrió y comenzó a acumular energía suficiente para lanzar un fuerte ataque de energía, capaz de matarme sino me quitaba de su camino. Tras evadir su ataque principal, destruir cada parte de su cuerpo (cabeza incluida) y dispararle en su pecho, el ser finalmente se disolvió, no sin antes tratar de atraparme con un tentáculo enorme con una especie de boca al final. Tras eso, volví a enfocarme en salvar a Eve, sin embargo aún estaba muy lejos de ella, pero revisando, hallé un panel con una ranura para tarjetas, usé la de Bowman, y un puente se desplegó, permitiéndome llegar hasta Eve, pero cuando traté de bajarla, el mismo tentáculo la atrapó y la jaló hasta el líquido que estaba en el fondo, mientras gritaba mi nombre. De pronto, todo el lugar empezó a temblar, y Eve emergió, pero cómo No. 9 y la organización habían planeado, la chica se había transformado en un ser parecido a la Eve que enfrenté antes.

Con todo el dolor de mi corazón, me vi forzada a enfrentarla, pero no me la puso nada fácil, sus ataques eran muy agresivos, incluso más que los de la Eve de pura sangre, podía atacar con un impacto explosivo, lanzar bolas de colores que casi me impactan, incluso podía teletransportarse, hasta podía causar una reacción térmica en mis mitocondrias, la cual por fortuna pude repeler con mis PE, pero eso no era todo, también podía invocar una especie de sombra que era tan peligrosa como ella. Tuve que usar todo el armamento pesado que llevaba conmigo y mis PE más potentes para tratar de vencerla, y tras un rato de lucha, creí tener al toro por los cuernos, sin embargo Eve me atrapó con sus brazos y formó un capullo a mi alrededor, parecía ser que trataba de absorberme, pero sentí lo mismo que cuando la Eve de pura sangre trató de tomar mi cuerpo cómo pasó con Melissa Pearce, sentí que moría, y que era el fin, no solo de mi vida, sino de todo el mundo, pero por alguna razón, ese ser en el que se había convertido Eve se destruyó, y todo se oscureció, sin embargo, pude sentir a Eve, la Eve inocente que había venido a salvar, saliendo de ese monstruo.

Luego de eso, escuché una voz llamándome, era Kyle y estaba vivo. Cuando le pregunté por Eve, dijo que estaba dormida a mi lado, no sé qué la revirtió a su forma humana, pero al menos todo lo que hice no fue en vano. Tenía muchos sentimientos encontrados respecto a Kyle, ya no podía negarlo, me había enamorado de él, y sus sentimientos hacía mi eran mutuos, sin embargo al tratar de decírselo, volví a perder el conocimiento. Lo siguiente que recuerdo fue escuchar a un soldado pidiendo ayuda médica y diciéndome que había tenido suerte.
Mi poder solo es igualado por mi propia capacidad de autodestruirme, pero ni siquiera eso me puede detener. "Ill be back, I allways do it."

Imagen

Avatar de Usuario
R-850-A
Zombie Nv2
Mensajes: 500
Registrado: 18 Jun 2006 23:46
Puntos de Vida: 10 de 10
RE Favorito: Resident Evil Revelations
XBOX GamerTag: R 850 A
Ubicación: En los servidores de cómputo de Umbrella, sus edificios de oficinas, dormitorios, en todas partes.

México Masculino

Re: DIARIO DE AYA

Mensajepor R-850-A » 06 Feb 2015 09:03

Saludos a todos los RESHidentes que siguen atentos a este post. En esta ocasión pongo el equivalente al 7 de septiembre y al buen final de Parasite Eve 2, desde la perspectiva de Aya, pero cómo dije, este escrito va desde el PE1 hasta el relato que escribí, per prometo que no será tan largo. Enjoy.

7 de septiembre

Lo siguiente que supe, fue que estaba en un cuarto de hospital en Los Ángeles, Pierce, Jodie y Rupert estaban ahí, y Eve estaba dormida a mi lado. Afortunadamente la caída no nos había matado pero si lastimado un poco. Rupert me dijo que Baldwin y la directiva habían sido arrestados y de momento él era jefe interino, todas las criaturas escapadas del refugio ya habían sido eliminadas, pero me preocupé cuando me dijo que habían bombardeado Dryfield, aunque me informaron que afortunadamente y a pesar de la seriedad de sus heridas, el Señor Douglas había sobrevivido. La versión oficial que se dará fue que una secta fanática intentó un atentado nuclear pero el ejército los detuvo a tiempo, sin embargo, todavía está pendiente la investigación para ver qué tan profundo se infiltró la organización en MIST. Cuando pregunté cómo fue posible que Eve volviera a su forma humana, lo único que pudo deducir Pierce fue que mis mitocondrias tuvieron el mismo efecto adverso que en el máximo ser, solo que sin destruirla. Cuando pregunté por Kyle, Rupert me dijo que no había rastro de él, ni siquiera el Teniente Grant o sus hombres habían encontrado rastro alguno, aunque Pierce me prometió que lo encontraría. En cuanto a mí, Eve me recordaba a Maya, y me gustara o no, ella era mi responsabilidad ahora, y no estaba dispuesta a permitir que la dañaran de nuevo. De cierta forma, recuperé algo de lo que me quitaron hace más de veinte años.

2001

30 de agosto


Ya pasó casi un año desde entonces, el FBI arrestó a algunos de los suyos y a la directiva de MIST por pasar información a una entidad privada, sin embargo, toda la información sobre la organización que dirigía el refugio se clasificó cómo secreta, sin explicarnos nada se nos ordenó mantenernos callados. El reporte dado el público habló de la sublevación de una secta fanática y su represión por parte del ejército, el caso fue cerrado, y nuevamente las neo mitocondrias fueron sepultadas bajo pilas de expedientes. Sin embargo, no nos íbamos a quedar sentados sin hacer nada.

Tras el arresto de Baldwin, Rupert ocupó su puesto, y el y Jodie trabajan en un proyecto secreto… La revelación completa al público de MIST y las NMC.

El biólogo japonés Maeda publicó su “Tesis del superhombre”, e identificó el ADN de las neo mitocondrias, calculando el número de portadores en los próximos diez años.

Aunque su teoría de que los portadores apuntarán la dirección de la evolución no es del todo aceptada, fue suficiente para interesar a Pierce, quien ahora trabaja con él para encontrar a posibles portadores a través de la red. Ambos hacen un equipo estupendo y su proyecto marcha sobre ruedas.

Pierce piensa que las neo mitocondrias al solo amplificar la fuerza de su huésped en vez de tomar control de él, es la forma lógica de asegurar la prosperidad mutua, e intentan educar a los portadores para que no se dejen dominar y evitar la afluencia de NMC. Quizás porque lo traumaron de niño, Pierce quiere evitar una “caza de brujas”, dejando clara su devoción y encontrando el trabajo de su vida. Su carácter también cambió, ahora es más seguro de sí mismo. Buena noticia para Jodie.

Rupert movió algunos hilos con el FBI para proteger a Eve de la curiosidad pública y ahora pasa por mi hermana. Entró a la secundaría el mes pasado y se ve que le encanta, su rostro no muestra nada de su oscuro pasado, está llena de vida y ya es una de las chicas más populares de la clase. Su poder mitocondrial desapareció sin dejar rastro.

A pesar de la gravedad de sus heridas en el bombardeo, el Señor Douglas se recuperó y ahora trabaja por reconstruir Dryfield. Me escribió mandando una foto de una mira telescópica, con el precio incluido.

Todos superamos el incidente a nuestra manera, la vida continúa.

Sin embargo Kyle desapareció desde aquel día. Corrí búsquedas entonces y ahora pero no hubo suerte. No he hallado ni un rastro, sino fuera por mi herida de bala, sería como si nunca hubiera existido. Quizás se metió en problemas por salvarnos a Eve y a mí, ¿o acaso fue un sueño? En el inter, seguiré buscando, después de todo, él fue quien me enseñó a no rendirme.

Mañana me tomaré el día libre por primera vez en un rato para llevar a Eve al museo de historia natural en Nueva York. Aunque estará cerrado al público, Pierce hizo arreglos y lo tendremos todo para nosotras solas. Eve estaba tan emocionada por lo del museo que tenía problemas para dormir. Mañana me acribillará a preguntas, y espero poder responderlas.

1º de septiembre

Ni bien llegamos al museo, Eve se fue corriendo a una exhibición holográfica del ADN humano, se veía que el lugar había quedado muy bien después de la remodelación. Sus ojos se iluminaron al ver una representación de la molécula básica de la vida. Tras lo de Nevada, acabé teniendo una familia, miro a Eve, y veo a Maya, veo a la persona en la que se hubiera convertido y a la mujer que sé que Eve será algún día, ese momento no podía ser más perfecto, o al menos eso creía. El sonido de una puerta abriéndose y cerrándose nos hizo voltear hacia atrás, Eve puso cara de “esta persona se me hace conocida”, y en efecto lo era, se trataba de Kyle.
Mi poder solo es igualado por mi propia capacidad de autodestruirme, pero ni siquiera eso me puede detener. "Ill be back, I allways do it."

Imagen

Avatar de Usuario
R-850-A
Zombie Nv2
Mensajes: 500
Registrado: 18 Jun 2006 23:46
Puntos de Vida: 10 de 10
RE Favorito: Resident Evil Revelations
XBOX GamerTag: R 850 A
Ubicación: En los servidores de cómputo de Umbrella, sus edificios de oficinas, dormitorios, en todas partes.

México Masculino

Re: DIARIO DE AYA

Mensajepor R-850-A » 25 Oct 2015 18:37

Saludos a todos, tiene rato que no escribo nada en este post (espero no estar violando las reglas del foro), pero aquí estoy con los huecos entre PE2 y TTB/PERAUP, cómo por ejemplo, ¿qué ocurre en verdad en el final bueno del segundo juego? Ojalá les agrade =D> , paz :good:

2002

25 de diciembre


Ha pasado algún tiempo desde la última vez que escribí en éste diario, y eso fue desde que Kyle nos encontró a Eve y a mí en Nueva York. Durante el recorrido, Kyle me reveló algunos datos interesantes, pero por la seguridad de Eve y la mía, me hizo prometer no comentarlo con nadie: Kyle en realidad era un agente especial del gobierno asignado para investigar las actividades de la organización y ponerles freno, lo malo fue que tras el bombardeo y que presentara su renuncia, el entonces presidente ordenó su arresto, y se estuvo ocultando desde entonces, pero al menos sus jefes deseaban el fin del mundo tanto cómo nosotros, ósea nada, desde entonces Kyle se mantuvo bajo el radar. Después de recorrer el museo casi cómo una familia, fuimos a cenar algo, pero a pesar de su estatus de fugitivo, no tuvo problemas a la hora de volver a Los Ángeles con nosotras. Empezamos a salir un tiempo después, ahora que finalmente le dije lo que siento y me correspondió. Durante años evité relacionarme con nadie, incluso antes de lo de Nueva York, no creía que los que pretendían salir conmigo fueran sinceros.

En cuanto a las NMC y las ANMC, no ha habido muchos avistamientos, lo que en parte es malo porque escuché de Rupert que los altos mandos están pensando muy seriamente recortarnos de la nómina puesto que el enemigo casi ha desaparecido, pero lo que no sabía era que nuestra agencia no iba a estar en peligro por mucho tiempo, claro, no consideré que las consecuencias de ésta última misión iban a salvarnos de los recortes, y que de cierta forma mi familia se agrandaría. Antes de que acabara este año, conocí a un grupo de personas, miembros de un equipo especial del Cuerpo de Marines y que era relativamente nuevo, casi cómo MIST, lo único que no sabía es que su líder y yo nos acabaríamos entendiendo tan bien.

Empezó como una misión de rutina, pero en una estación científica en el ártico, Rupert creía que estaban experimentando con las neo mitocondrias otra vez según una fuente anónima confiable. Usé un vehículo de nieve para llegar, ni bien entré, el complejo estaba vacío, pero había obvios signos de lucha, y lo más extraño, en algunos pisos y hasta techos, había agujeros causados por algo cómo ácido, pero son pocos los que pueden hacer un daño cómo éste, y por cómo estaban esas marcas, era más cómo si le hubieran disparado a algo que tuviera ácido por sangre, ni siquiera la sangre de los escorpiones ANMC era tan potente. Tras un rato de revisar decidí ir a lo que era el cuarto de operaciones, pero creí oír algo, fui con cuidado al pasillo, y pude ver a un sujeto armado con un tipo extraño de rifle de asalto, por un momento creí que podría ser un mercenario, temí lo peor e incendié su mano lo suficiente para que soltara su arma sin sufrir lesiones, lo que le hizo caer al suelo, y llamar la atención de uno de sus compañeros que fue a auxiliarlo. Cuando el segundo tipo se percató de lo que había pasado hizo referencia a lo del Carnegie Hall, ¿cómo era posible que lo supiera? Decidí no arriesgarme y les apunte a ambos, el segundo tipo dio a entender que era el líder cuando dijo “nadie, mueva, ni un músculo”.

Los dos sujetos se levantaron muy lentamente y con las manos arriba, cuando el líder me preguntó sobre la situación, le dije que yo haría las preguntas, a lo que replicó que era buen conversador, cuando no tenía una 93R apuntándole a la cara, y acto seguido de alguna manera y a pesar de haber una distancia de poco más de un metro, el hombre tomó mi arma y la atrapó con su mano, eso en definitiva era alguna especie de telekinesis, pensé que tenía problemas pero el hombre se limitó a decirles a los otros que bajaran sus armas. Por un momento creí que el hombre era portador de neo mitocondrias, pero no sentí nada cuando se acercó a mí diciendo que me devolvería mi arma si le prometía jugar bonito, y decirle que estaba pasando. Me identifiqué cómo agente del FBI pero ese tipo automáticamente me ubicó cómo cazadora de NMC para MIST y sabía mi nombre, por un momento creí que en realidad trabajaba para la misma agencia que Kyle y que podría tratar de usarme para llegar a él, pero lo mismo que me hizo impedir que Kyle disparara contra Eve me hizo sentir que podía confiar en él. Al preguntarle su nombre se identificó como John Richard del DEPS (Escuadrón de Protección de Emergencia Profunda en inglés), el sujeto al que casi le quemé la mano era su segundo Mathew Phillips. Al explicarme que hacían ahí, al principio sentí que estaban invadiendo la jurisdicción de MIST, pero cuando Richard me informó que su misión era exactamente la misma que la mía, acordamos trabajar juntos, y debo admitir, que no creí que fuera un completo idiota cómo creí que era Kyle al principio, obvio no me atraía Richard, además, pude notar el anillo en su dedo anular, sin embargo, siento por alguna razón que puedo confiar en él.

Parece ser que mientras yo revisaba el lugar, Richard, su segundo y los Marines que venían de apoyo revisaron el lugar, hallando lo mismo que yo, y cuando estaban examinando el laboratorio, el sensor de movimiento de uno de ellos me captó en rango. Una vez que pusimos los puntos sobre las ies, el comandante me llevó al laboratorio y me mostró algo que por ser clasificado me insistió en no comentar a menos que su oficial superior lo permitiera, y pienso mantener la discreción, solo diré que al principio creí que Rupert sin saberlo, me había enviado a cazar algo que no eran NMC’s, esas cosas no solo no parecían humanas, no son de éste mundo, y Richard me lo confirmó. Mientras tanto, uno de sus subalternos estaba en el cuarto de operaciones revisando la computadora para ver si podía hallar a los desaparecidos, y después de un rato, los halló, pero en el edificio del reactor de fusión que le daba energía al lugar, Richard dio la orden para ir hasta allá y me invitó a acompañarlos, pensé “¿cuándo volveré a tener respaldo militar en una misión?”, y acepté ir con ellos. El escuadrón había llegado en un APC que descendió de una aeronave que más que aeronave, parecía algo sacado de una película de ciencia ficción, pero de forma creíble, también su vehículo se veía muy moderno, al igual que sus armas.

El equipo había detectado a los civiles dentro debajo de los sistemas de enfriamiento, y cuando llegamos ahí, de inmediato presentí problemas cuando sentí la presencia de neo mitocondrias. Richard envió a su segundo con algunos de los Marines mientras el, otro oficial y yo permanecíamos en el centro de mando del APC mirando a los monitores, los soldados llevaban cámaras en sus cascos, sin embargo había interferencia en las imágenes, y cuando descubrimos la razón, me dio escalofríos: el lugar donde estaban los científicos y demás personal desaparecido estaba cubierto por una especie de resina dispuesta cómo si de una colmena se tratara, tuve malos recuerdos de mis incursiones a los últimos pisos del museo y el Chrysler. Richard me dijo que las criaturas que cazan tienden a crear nidos con una resina que secretan, e incluso con pedazos de ellos mismos, pero le dije de lo que sentí, y el mismo escalofrío le recorrió la espina, o eso creía, el hombre no se inmutaba ante nada, pero su lado de líder se mostró cuando su equipo cayó preso de una emboscada por parte de esas criaturas, y llevó el vehículo para evacuarlos, sin embargo, solo su segundo y otros tres Marines salieron vivos. Cuando hicimos distancia, Phillips le dijo a Richard que esas criaturas no eran cómo las otras, eran más peligrosas y más letales, incluso atestiguó que algunas se transformaron en seres aún más horrendos, lo que confirmó mi presentimiento, y que Rupert no me había mandado a cazar hadas. Paralelo a esto, uno de los hombres de Richard que se había quedado en el complejo principal para revisar los datos de las criaturas que vi, había descubierto algo importante, a lo que Richard respondió “guárdalo en un disco y espera la extracción”, acto seguido dio la orden a su piloto para que vinieran a recogernos, la misión ya había terminado y era imperativo destruir el lugar, antes de que las criaturas escaparan. Lo malo fue que la nave se estrelló pero irónicamente el piloto logró salir de la nave antes del choque, una de las criaturas se había colado y había dañado los controles al dispararle, por lo que nos vimos forzados a regresar al complejo.

El activo de Richard que se quedó en el complejo principal, resultó ser su oficial científico, e identificó una cepa viral que por fortuna no era aérea, pero tenía mucho en común con el vector viral que mencionó Kyle durante lo de Nevada. Sin embargo, tras un breve análisis, el oficial científico, llamado Bishop, determinó que estábamos limpios, a pesar de mi renuencia a que me tomaran una muestra de sangre, sobre todo tras lo de la Akropolis y Nevada, pero Richard insistió en no dejar cabos sueltos. Una vez descartado el peligro de infección, el hombre organizó a lo que quedaba de su gente, vimos las armas y equipamiento que quedaba y elaboramos un plan para atrincherarnos, mientras esperábamos que nos rescataran. Paralelamente Bishop examinaba los especímenes para ver en que discrepaban de aquellos con los que estaban familiarizados, y Richard, Phillips y yo platicamos un poco, para romper el hielo y la tensión. Durante la plática, Richard hizo una pequeña referencia a mi “ausencia total de expresión facial”, yo le dije que intenté sonreír una vez y que me sangraron los labios, a lo que solamente replicó con un “me agrada ese sarcasmo tuyo”, irónicamente no pude evitar sonreír.

Infortunadamente, después nos enteramos que como en esa peli de mediados de los 80, la nave que se estrelló lo hizo contra el edificio del reactor de fusión, dejándonos con el tiempo corto para reparar la antena y traer a control remoto la otra nave, Bishop se ofreció para ir hasta la antena y repararla para traerla, pero aunque logró llegar, eso no evitó que esas criaturas nos atacaran tras evadir las barricadas, a tal grado que nos vimos forzados a escapar por las ventilas, eso casi me recordó mi aventura en el refugio. Aunque pudimos salir de los conductos, eso no evitó que los entes nos siguieran casi hasta la plataforma de aterrizaje, justo cuando llegaba la nave y la abordábamos.

Apenas tuvimos tiempo para hacer distancia entre nosotros y el complejo, justo cuando el reactor de fusión explotaba. Si alguna criatura sobrevivió a nuestra defensa, no sobrevivió a una explosión de esa magnitud.
Mi poder solo es igualado por mi propia capacidad de autodestruirme, pero ni siquiera eso me puede detener. "Ill be back, I allways do it."

Imagen

Avatar de Usuario
R-850-A
Zombie Nv2
Mensajes: 500
Registrado: 18 Jun 2006 23:46
Puntos de Vida: 10 de 10
RE Favorito: Resident Evil Revelations
XBOX GamerTag: R 850 A
Ubicación: En los servidores de cómputo de Umbrella, sus edificios de oficinas, dormitorios, en todas partes.

México Masculino

Re: DIARIO DE AYA

Mensajepor R-850-A » 03 Nov 2015 00:28

Saludos a todos, espero que hayan tenido un muy buen Halloween y Día de Muertos, estoy de vuelta con la siguiente parte del diario de nuestra querida Aya, mientras nos vamos acercando a los eventos de MI último relato (tal vez le deje hasta ahí porque sería redundante). Espero les guste.

2003

31 de diciembre


Han pasado muchas cosas desde la última vez que escribí en este diario, apenas tuve tiempo de escribir algo desde que MIST se salvó de los recortes. Tras la misión en la que conocí a John Richard y su equipo DEPS, descubrí que los villanos que trataban de vencer tenían sus garras en todo, según Matt, recogen todo lo que otros villanos vencidos dejan tirado, armas, tecnología, incluso los despojos que dejó la organización detrás del llamado plan de neotenia 2. Descubrimos después que estas personas iban a tratar por todos los medios de ganar la llamada guerra de especies, aún si eso implicaba usar todas las artimañas posibles.

Tras eso, Rupert me designó cómo oficial de enlace con el equipo DEPS, y pasamos éste último año derramando sangre, ácido, incluso metal en el lodo. Los enemigos de los DEPS estaban tan dementes cómo Eve, la Eve que causó lo de Nueva York, quizás más, incluso tras un incidente que involucró un fallo masivo en la red el verano pasado, Richard tuvo que reorganizar su equipo, pasando de ser un grupo pequeño con respaldo militar, a ser cómo esas unidades tipo fuerza delta, claro son solo cuatro marines, pero Richard los eligió en base a habilidades específicas y se dio a la tarea de entrenarlos de forma tal que bien podrían haber derrotado sin problemas a las ANMC que mataron a esos SWAT hace tres años en la Akropolis. Cabe mencionar que de algún modo Richard se las arregló para lograr que cancelaran la orden de aprehensión contra Kyle, Matt dijo en una ocasión que para ser un completo idiota es valiente por todo lo que hizo para salvarnos a Eve y a mí, aunque sé que lo primero lo dijo en broma, Richard y Matt lo respetan y aprecian.

Hablando de Matt, el me comentó que al iniciar el reclutamiento, les faltaba un soldado para líder de escuadrón, y Richard sugirió a un tipo llamado Travis, que resultó ser el mismo sujeto amigo de ambos que perdió a su esposa en septiembre pasado, Matt no estaba muy seguro, pero Richard insistió, aunque el día que lo fue a ver, estaba un poco preocupado, cuando le pregunté si lo halló borracho, su respuesta fue algo insólita: el sargento Travis estaba sobrio, arreglado, y cuando Richard pasó a su casa, aparte de que el lugar estaba recogido, el hombre se encontraba limpiando las partes del motor de su Harley en una mesa, y en palabras suyas, con una precisión quirúrgica, y le preocupaba que reventara de otro modo.

Más adelante nos enteramos que no había dormido en tres días, justo al final de nuestra primera misión juntos, sin embargo, Travis mantuvo la cabeza fría, y se comportó a la altura, lo único malo fue que durante esa misión tras darle a un objetivo, acabó recibiendo una salpicadura de ácido que le dejó una marca desde arriba de la ceja derecha casi hasta llegar a la mejilla, Bishop le administró un sedante, y por lo que me enteré después, el sargento comentó que fue la primera vez en semanas que dormía tan bien. Se recuperó unos días después, justo a tiempo para iniciar el entrenamiento con los otros soldados una vez terminado el reclutamiento. Honestamente no sé de qué este hecho ese hombre. Unas semanas después, el equipo estaba listo, y justo a tiempo, porque tuvimos unas misiones en extremo difíciles poco antes de terminar el año, pero esos soldados demostraron que Richard no los escogió al azar.

2008

17 de julio


Todo tiene un ciclo, y este que empezó en aquel diciembre está por llegar a su fin. Tras seis años ayudando a John Richard y a su equipo, su lucha que acabó convirtiéndose en la mía finalmente llegó a su fin, pero no sin bajas, uno de los hombres de Richard, el Sargento Kreese, tuvo que hacer el máximo sacrificio para terminar esta guerra. El hombre nos protegió a Eve y a mí en una ocasión y desde entonces tuvo y siempre tendrá mi respeto.

Sumado a eso, hubo otros cambios, unas semanas antes de que el final de esta lucha tuviera lugar, Kyle finalmente me había hecho la pregunta, y yo le dije que sí, pero no fue todo, hace quince días recibí una propuesta de trabajo en la recién formada UFIA en Nueva York, las horas extras ayudando a los Marines a patear traseros de monstruos rindieron frutos inesperados, le pensé mucho, porque aunque significa avanzar en mi carrera, también significa abandonar mi hogar una vez más, con la diferencia de que esta vez no estaría sola, Eve y Kyle me prometieron que me apoyarían en lo que decidiera, decidí aceptar la oferta, aunque claro, eso fue antes de que empezara la batalla final de la guerra de especies. Le informé a Richard de todo lo que me pasó y le prometí que no me iría hasta terminar la lucha, aunque hasta después me enteré por Travis que a Matt le habían ofrecido una promoción similar en San Francisco. En ese momento me sentí la peor persona del mundo, Matt y Richard eran casi hermanos, habían crecido juntos y habían estado sangrando en el mismo lodo desde hace más de veinte años, yo no los acompañé tanto pero ya los consideraba parte de mi familia y viceversa.

Cuando hablé con Richard me dijo que yo debía hacer lo que sabía era correcto, y lo mismo para Matt, aunque no lo admitirá, pude ver en sus ojos que le duele, debe ser igual a cuando tus hijos crecen y se van del nido, el en breve afrontará eso con su propio hijo y yo también cuando sea madre. Al menos Travis me dijo que él no piensa irse a ningún lado, sobre todo ahora que es el nuevo segundo al mando. Nuevamente me embarco a lo desconocido, pero me llevo las cosas positivas y la familia que gané, ahora más que nunca miro al horizonte segura de mi lugar en el mundo.
Mi poder solo es igualado por mi propia capacidad de autodestruirme, pero ni siquiera eso me puede detener. "Ill be back, I allways do it."

Imagen


Volver a “Arte Escrito”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado